viernes, 18 de agosto de 2017

Esmalte Color Riche "Divine Indigo" - L´Oreal Paris


En la actualidad, éste es mi esmalte favorito para mis uñas. Desde que lo compré, me falta casarme con él.

Es el primer esmalte que uso de L´Oreal y el estreno ha sido insuperable. Me encantan los de su hermana pequeña (Maybelline), y éste también son palabras mayores.

La calidad resulta excepcional: queda super brillante, liso y uniforme 100% sin marquitas ni relieves de ningún tipo, el color es intensísimo hasta la exageración al igual que su cobertura (con una pasada queda como otros esmaltes con los que tienes dar tres capas mínimo), y dura siglos intacto en las uñas. Es PERFECTO.

Y lo mejor: mi color. 609 Divine Indigo me tiene ENAMORADÍSIMA. Es un precioso violeta oscuro super intenso y con cierto matiz azulado, además de que tiene reflejos o brillitos rosados. Es un tono muy especial, misterioso, nocturno, sensual, mágico. Y en las manos queda sensacional y llamativo al máximo. A mí, que soy "poco" fan de los violetas en las uñas, me gusta "poco" este esmalte.

Entre la calidad de la pintura y el espectacular tono, cuando lo termine intentaré comprarlo de nuevo. Si ya no lo veo donde lo compré, miraré en otros sitios. 

Contiene 5 ml y su precio ronda los 5-6 euros dependiendo de dónde lo compremos. Y quienes no tengáis tienda Dealz en vuestras ciudades de nuevo me vais a odiar: yo lo adquirí ahí por 1.50 euros (tonta fui por no hacer acopio de esmaltes). 

miércoles, 16 de agosto de 2017

Mascarilla de arándanos Efecto Hielo 3 minutos - Yves Rocher


Efecto Hielo 3 Minutos es una mascarilla con extracto de arándanos indicada para hidratar y revitalizar el cutis. Posee una textura como de gel, muy agradable (al igual que su olor). Se aplica una o dos veces por semana sobre el rostro limpio y se deja actuar durante tres minutos para a continuación lavar con agua. El resultado es una piel luminosa y reluciente, hidratada y refrescada.

Lo de "efecto hielo" es un poco exagerado, pues ciertamente refresca pero tampoco es algo para tirar cohetes. En la descripción recomiendan antes de aplicarla dejarla unos minutos en la nevera para aumentar su sensación de frescor. Pero por sí misma, no esperemos un efecto refrescante de dimensiones titánicas.

Me parece una mascarilla sencilla y correcta, en el sentido de que no esperemos ningún efecto grandioso. Se limita a hidratar y refrescar (ligeramente). Deja la piel bonita pero no hace nada del otro mundo.

Contiene 50 ml que duran bastantes meses, dado que solo la utilizo una vez por semana o cada dos semanas.

Su precio de catálogo es de 6.50 euros (timo), pero con los eternos descuentos en Yves Rocher se queda en 3.25 / 3.90 euros. Al precio oficial nunca la compraría pero al otro he repetido en más de una ocasión. Aunque a decir verdad, terminaré mi envase actual y ya no creo que vuelva a comprarla.

Cuando la termine es casi seguro que compraré ésta, la cual usé hace años y era una auténtica maravilla.

NOTA: 6 / 10

Recordar que pese a la existencia de mascarillas comerciales, para la piel del rostro no hay nada como las caseras (y encima son gratis). Las de yogur natural, leche, miel, pepino, etc etc. Un milagro y también 100% natural para un cutis de cine, es el todopoderoso aceite de coco.

lunes, 14 de agosto de 2017

Máscara de pestañas Velvet Noir - Marc Jacobs


Esta es mi actual máscara de pestañas. Es una mini-talla que regalaron hace pocos meses con la revista Harper´s Bazaar.

Como no me maquillo a diario estas mini-tallas me duran muchísimo: 6 meses perfectamente, incluso más. Así que para mí es como tener la máscara en tamaño normal, solo que habiendo pagado mucho menos dinero.

La prestigiosa firma de moda de alta costura Marc Jacobs también tiene lineal de maquillaje. No sé cómo serán el resto de sus cosméticos, pero esta máscara de pestañas es Dios.

Según el propio Jacobs, uno de sus primeros recuerdos de infancia es cuando observaba a su madre cortar con delicadeza fibras de una cinta de terciopelo para aplicárselas sobre las pestañas y así darles volumen espectacular. Inspirándose en este bonito recuerdo, Marc Jacobs celebra la mirada «pestañas postizas»: un auténtico elogio a las pestañas voluminosas en negro intenso, capturado en un diseño vanguardista. Luce en un solo gesto pestañas de un volumen incomparable. Su fórmula cremosa de textura aterciopelada es el resultado de la asociación única de ceras untuosas y geles que confieren de manera instantánea cuerpo a las pestañas, sin efecto grumos. Su cepillo de volumen curvo proporciona una fórmula generosa en el centro de las pestañas para una densificación intensa, definiendo las puntas. Volumen inmediato. Pestañas indecentes. Mirada de terciopelo.

Puede parecer otro caso de publicidad engañabobos, pero Velvet Noir lo cumple todo: deja PESTAÑONES de puro infartoExagerados, gigantescos, ultra-negrísimos. Si como en mi caso ya tenemos de por sí buenas pestañas, con esta máscara podemos flipar.

Anteriormente probé la Roller Lash de Benefit y la Diorshow de Dior: otras que tal baila a la hora de dejar pestañazas. Pensaba comprar alguna en un futuro, y ahora dudo entre esas y la de Marc Jacobs. De todos modos ya veremos, pues sería un capricho tonto de compra, dado que a mí es rara la máscara que no me deja pestañones y consigo los mismos resultados con una de 30 euros que con las de marcas tipo Maybelline.

Velvet Noir cuesta 28 euros en perfumerías. La mini-talla salió por 4 euros, que era el precio de la revista que la regalaba.

NOTA: 10 / 10

viernes, 11 de agosto de 2017

Cuidados del cabello teñido de negro


En Internet ya debo ser la loca del tinte negro: no hay más que echar un vistazo al blog para ver que soy fanática de este color (hasta le he hecho sección propia).

Alguna vez lo he aclarado; mejor dicho destrozado, dado que al ser tinte y negro no me queda otra que decolorar si lo quiero aclarar, y no veas lo "bonito" que se me queda el pelo cuando decoloro. Pero quitando una o dos veces que lo aclaro al año -y a partir de ahora espero que nunca más-, siempre lo llevo negro. Es el color que mejor me queda y con diferencia abismal. Por eso soy subnormal perdida cuando lo aclaro, pues aparte de exterminarme el cabello, nunca estoy ni la mitad de guapa que con el pelo negro.

Tal y como expliqué aquí, del negro negrísimo -azulado concretamente- me encanta su color, su mega-brillazo inigualable, que va perfecto a mis rasgos y tono de cabello piel y ojos, que los maquillajes chulos destacan una barbaridad, que es el color más fácil de conseguir y mantener, que no esclaviza ni me estropea el pelo, que le da un aspecto sanísimo, que no necesito aclarar mis cejas y pega de 10 con ellas (soy castaña pero extrañamente mis cejas son negras), que da un morbazo tremendo a la cara y realza e intensifica los rasgos guapos a lo bestia, que es precioso, exótico, llamativo, salvaje, misterioso, elegante y super sexy al mismo tiempo, y en mi caso ni me endurece ni me echa años: todo lo contrario. Es mi color perfecto de cabello.

Cuando le da el sol a mi adorado negro azulado se ve increíble de brillante, literalmente plateado. Me encanta.

Una de las muchas ventajas del tinte negro es que no exige cuidados esclavizantes como sí sucede con tonos como el rubio o el rojo. Pese a ello, si queremos llevar el color y el pelo bonitos, no hay que dormirse en los laureles.

Para toda amante de este color, el enemigo del tinte negro azulado o ébano es el aclaramiento: pérdida de intensidad del negro a causa de los lavados, unida a la aparición del odioso reflejo rojo si debajo llevamos restos de tintes más claros, como es por desgracia mi caso. Esto repercute en que a partir de tres semanas más o menos desde que me teñí, me suelan aparecer los malditos reflejos rojizos y el negro se vaya aclarando. También depende del tinte: con algunos me empieza a ocurrir a las tres semanas, y con otros llego al mes con el negro intacto.

Qué ganas tengo de que me vaya creciendo el pelo e ir cortando y así eliminar los restos que tengo de decoloraciones, y que así por fin me deje de salir el maldito reflejo rojo.

Me hace gracia, pues la mayoría de mujeres están obsesionadas con justo lo contrario: aclarar su cabello. Y yo, al revés. En cuanto me veo el negro un poco aclarado me dan los siete males. Venero el negro azulado recién teñido, cuando se ve tan negrísimo que parece pelo de muñeca.


Para retrasar lo máximo posible el aclaramiento así como realzar el negro, procuro:
  • Lo principal: lavarlo cuanto menos mejor. No digo de ser una marrana pero sí intentar espaciar los lavados, pues es lo que se come el tinte negro a base de bien (aparte, para la buena salud del cabello siempre se desaconseja lavarlo a diario). De normal lo lavo 3 veces semanales: dos entre semana y una el finde. Alguna vez consigo lavarlo solo 2 veces en toda una semana, pero no es lo habitual. Normalmente el pelo me aguanta limpio hasta tres días: depende del champú y mascarilla que esté usando, y de si he realizado deporte intenso.
  • Intentar lavarlo siempre con agua fría. Potencia una burrada el brillo del negro y no estropea el pelo, como sí provoca lavarlo con agua caliente. Al principio cuesta pero luego te acostumbras: yo llevo muchos años haciéndolo y ahora me sería imposible lavar mi pelo con agua tibia o caliente. Y lo de resfriarse en invierno por lavarlo con agua fría, nunca me ha pasado. Por supuesto me refiero a fría normal, no congelada.
  • Sumamente recomendable -aunque yo no lo hago-: usar productos especiales para cabello teñido. En general siempre utilizo champús y mascarillas orientados a pelo seco y dañado -aunque el mío no es así, pero por prevenir-. El motivo es que los productos para pelo teñido se me suelen quedar muy cortos en nutrición y cuidado, y como me tiño todos los meses, tampoco llego a acusar una pérdida de color importante como para necesitar productos que lo prolonguen. Lo ideal sería usar productos para cabello teñido que al mismo tiempo nutran a lo bestia, pero yo no he encontrado ninguno a excepción de éstos, que por desgracia ya no veo en las tiendas. Pero vamos, que siempre será más aconsejable usar los específicos.
  • Nutrición y mimos a tope: el pelo tan negro como mejor luce es estando super hidratado y brillante, amén de que cuanto más sano y cuidado esté el cabello más tiempo durará el tinte. Y eso se consigue no maltratándolo y dándole nutrición: champús y mascarillas comerciales nutritivos, buenos sérums, y aceites y mascarillas caseras. Cada vez que me lavo el pelo me aplico horas antes aceite, o de vez en cuando, mascarillas caseras como la de aceite de oliva y huevo, o la de yogur natural. Aceites predilectos: el de coco y el de oliva, aunque hay muchos más. Ahogándolo en aceites y mascarillas mi pelo nunca está seco pese a que lo tiño todos los meses -influye que el tinte negro no machaca al no tener aclarante-. Y cuanto menos usemos aparatos de calor y productos fijadores, mejor (aparte de quemar el pelo, las planchas y rizadores se "comen" el color del tinte). Jamás uso secador, y plancha usaré cuatro veces contadas al año. Productos fijadores también los uso de siglo en siglo. Si tenemos un cabello complicado al natural pues habrá que hacerle lo que sea necesario, pero si como en mi caso tenemos la inmensa suerte de que lavado y secado al aire ya se queda con forma bonita, pues sinceramente: cuantas menos cosas le hagamos, mejor.
  • A ser posible, usar productos especiales para cabello negro. Intensifican el tono azabache y evitan la pérdida de intensidad entre lavado y lavado. Yo utilicé los fabulosos champú y mascarilla de Naturaleza y Vida para cabellos negros (comentados en el blog), pero muy lamentablemente, hace tiempo que no los he vuelvo a ver en tiendas. Una pena, porque me tenían enamorada.
  • Teñirlo con cierta frecuencia. Junto a lo de espaciar los lavados, sin duda es lo más eficaz para mantener un negro fortísimo y sin rastro de aclarado y reflejo rojo. Yo me tiño de negro azulado todos los meses sin excepción; como mucho dejo pasar mes y medio dependiendo de si el último tinte me ha perdido más o menos intensidad. No hay que tener miedo a teñir mensualmente: si tantísimas mujeres se tiñen de rubio -el color de tinte agresivo por excelencia- cada mes (y menos), no hay que temer a teñir de negro, siendo precisamente el color de tinte que no machaca al no tener aclarante. Yo eso lo noto un montón: cuando me teñía de tonos claros mi pelo estaba totalmente asesinado, mientras que ya puedo darme negro todos los meses, que no se me daña nada. Además, los tintes actuales no son como los de hace décadas y cada vez dañan menos, y reitero que concretamente el negro no estropea.
  • Masajes capilares: potencian el brillo y también el riego sanguíneo, consiguiendo que los tratamientos, aceites y mascarillas penetren mejor en el cabello, incidiendo en un negro más potente y bonito. 
  • Exponerlo lo menos posible al SOL. Esto es lo más importante junto a lo de los lavados y lo de retocar el tinte. El sol aclara el cabello, y en mi caso, para quien lo quiera. En playa y piscina siempre siempre cubro mi pelo con telas, sombreros o gorras, y si voy andando por la calle o estoy sentada al aire libre, siempre me pongo a la sombra. Huyo del sol, por el pelo, pero sobre todo por el tema piel / arrugas. Y se nota. Eso sí: el tinte negro azulado no veas cómo luce en verano con el solazo dándole de pleno, el brillo es cegador.
  • Protegerlo del cloro de la piscina y del agua de mar. Si como yo, somos más de bañarnos que de estar tumbadas al sol, hay que proteger el cabello de esas aguas ya que se comen el tinte que da gusto, sobre todo la de piscina. Lo que hago siempre antes de meterme en el agua es untarme en el pelo 20 kilos de mascarilla o aceite. No queda muy estético llevar esa plasta blanca (si es aceite no, porque parece que llevas el pelo mojado), pero corroborado: haciendo eso el tinte no me pierde color y sobre todo, el pelo no se daña ni reseca nada de nada. Eso de "pelo seco en verano" para mí es desconocido haciendo siempre esas dos cosas: cubrirlo si estoy en la toalla, y untarlo con mascarilla o aceite cuando me meto en el agua. Y ponerse a la sombra siempre que se pueda. Y por supuesto: cuando lleguemos a casa, a lavar el pelo con productos muy nutritivos.
  • Cuanto mejor comamos y vida más sana llevemos más bonito tendremos el cabello, lo cual obviamente influye a la hora de lucir un negro intenso y brillante.
Aunque parezca mucha cosa, en realidad es super fácil cuidar el cabello teñido de negro. Es una de las mil ventajas que para mí tiene este color, que no es nada esclavo (a diferencia de otros tonos de tinte). Con estos cuidados básicos, el negro azulado o ébano siempre luce espectacular.

miércoles, 9 de agosto de 2017

Colorete en crema Royal Blush - Rimmel London


Tengo desde hace poco este producto y me tiene encantada. Encima fue un super chollazo de compra.

Me gustan mucho los coloretes en crema; su desventaja es que puestos no duran tanto como los de polvo (aunque depende de la marca y producto, porque yo he usado coloretes en crema que me aguantan todo el día y coloretes en polvo que a las 3 horas se habían esfumado). Y ese acabado jugoso y tan natural de los rubores cremosos me chifla. Por no mencionar que no necesitan brocha y que te los aplicas en 2 segundos en cualquier momento y lugar. Son comodísimos.

Royal Blush de la británica Rimmel London es un colorete con textura crema que en contacto con la piel adquiere un acabado ligeramente empolvado. Se aplica fácilmente con los dedos, resalta los pómulos y aporta un resultado perfecto.


Lo de "empolvado" no sé de dónde lo han sacado, porque a mí me parece un colorete en crema de los de siempre: acabado satinado jugoso, luminoso, fresco y super natural. Da un efecto de buena cara sensacional y ahora en verano queda fantástico. Y no es nada graso. La textura es fluida y ligera, pinta fenomenal y la intensidad de color es 100% modulable dependiendo de si lo queremos más intenso o discreto.

Hay 4 colores: rosa bebé, rosa medio, coral y melocotón. A mí me habría encantado un rosa, que es mi tono preferido para coloretes, pero donde lo compré solo tenían el coral ("Coral Queen"). Aunque no me arrepiento para nada, pues queda PRECIOSO. Y me vino hasta bien que no lo tuvieran en rosa, dado que coloretes rosas tengo para montar una tienda. Nunca he sido muy de tonalidades corales en maquillaje y eso que son ideales para mí siendo morena, pero gracias a este producto me he "redimido". Además del cálido y bonito color entre rosado y melocotón, tiene como un reflejo o brillito dorado que le queda genial.

Es el de la izquierda:

Y aquí, el color de la derecha del todo:


Para ser un colorete en crema, la duración es genial. A mí me aguanta como recién aplicado hasta que vuelvo a casa.

Contiene 3.5 gramos, por lo que cundirá lo suyo.

Es un colorete que lo tiene TODO: color preciosísimo y super favorecedor que parece que surge de la propia piel, acabado luminoso y natural, buena duración, aplicación ultra-fácil con los dedos sin necesidad de usar pinceles, envase monísimo y tamaño muy pequeño que cabe en una mano, y precio 10.

Su precio oficial es de 5 euros en perfumerías. Está tirado de precio y más teniendo en cuenta lo bueno que es... pero es que a mí me costó ¡¡¡1.50 euros!!! en una tienda Dealz, la famosa cadena británica de productos de importación. Y el otro día compré dos barras de labios de L´Oreal por ese mismo precio cada una. Amo ese establecimiento: encuentras unas gangas que flipas.

NOTA: 10 / 10

lunes, 7 de agosto de 2017

Leche limpiadora - Biocura


Con los cosméticos de la marca alemana Biocura (supermercados Aldi) nunca sé a qué atenerme: su crema corporal nutritiva del bote azul me parece Dios, al igual que sus discos desmaquillantes. Sus cremas para el contorno de ojos, he usado dos diferentes y también me gustan. Mientras que su tónico facial me pareció mediocre, y esta leche limpiadora tampoco me ha emocionado. Con la también alemana Cien (supermercados LIDL) me pasa igual: he usado productos que son para rezarles, pero también ha habido alguno que pfffff.

Ayer terminé este producto. Es la leche limpiadora de Biocura.

Suave e indicada para todo tipo de pieles, contiene extractos de ginkgo, aloe vera y vitamina B3 que cuidan la piel. Limpia delicadamente rostro, cuello y escote, eliminando el maquillaje y las impurezas.

Me ha parecido una leche limpiadora muy simplona; hace su función pero las hay mucho mejores. Esencialmente, la veo floja limpiando. Yo de normal, con cualquier limpiadora consigo retirar todo el maquillaje o suciedad de una sola pasada, mientras que con ésta nunca o casi nunca conseguía limpieza total de una vez. A veces tenía que dar una segunda pasada y usar un segundo disco desmaquillante para conseguir quitar todo. Cuando por ejemplo, con esta maravilla de LIDL me queda la cara totalmente limpia de una vez. La de Aldi si no nos hemos maquillado ese día pues genial, pero como nos hayamos hecho un maquillaje y encima de los elaborados, le cuesta.

Al tener algunas veces que repetir la aplicación, me duró menos que otras limpiadoras. La de LIDL tiene menos cantidad, 250 ml, y pese a ello, todos los frascos me duraron 6 meses. La de Aldi con 300 ml me ha durado 4 meses.

Tampoco se nota nada especial; ni hidratación, ni luminosidad, nada de nada. Cuando esa de LIDL te deja el cutis de precioso que flipas.

Solo cuesta 1.39 euros pero no repetiré, estando por ejemplo la de LIDL que cuesta lo mismo (20 céntimos menos) y le da un millón de vueltas.

NOTA: 4.5 / 10

viernes, 4 de agosto de 2017

Barras de labios Metal Lipstick - KIKO

La popularísima marca italiana de maquillaje ha lanzado recientemente esta colección de labiales. No sé si los dejarán como parte del lineal fijo o si se trata de una edición limitada, aunque tiene pinta de que será lo segundo.

Son las Metal Lipstick: como su nombre indica, barras de labios con acabado metalizado. Son cremosas y fluidas, muy ligeras y cómodas. Y los 12 tonos super vibrantes resplandecen debido al brillo metalizado y a una intensidad de color sin igual. Son ultra-pigmentadas.

Con labiales KIKO yo he tenido experiencias de todo tipo: desde algunos que acabaron en la basura, hasta otros que son para ponerles un templo. Y las Metal pertenecen al segundo grupo.

Cumplen todo lo que prometen: excelente calidad en pigmentación, comodidad, ligereza, cremosidad y duración. La textura es buenísima, deslizan que da gusto y pintan que es una pasada. Y no son purpurinosas, siendo el brillo realmente precioso.


Y lo mejor, mis colores: fue probarlos en la tienda y me enamoré en el acto de los dos. Son el 09 Strawberry Pink y el 11 Ink Blue.

El primero es un color muy especial que llevaba siglos buscando. Es un rojo intenso, el rojo de toda la vida, pero con brillito dorado. Los labiales rojo mate me gustan pero siempre he tenido debilidad por los rojos brillantes, vibrantes. Hace años tuve esta barra de Essence en el tono "Rockin´ Red" que era igualita; por desgracia las retiraron y no han vuelto a sacar ese color. Mira que lo he buscado en todas las marcas, pero nada. Y después de tanto tiempo, gracias a KIKO vuelvo a tener un labial rojo con brillo dorado. Si sois doraditas de piel y con pelo negro de verdad que NECESITÁIS este color: espectacular y me quedo corta. Que por cierto: no entiendo por qué se llama "strawberry pink", si de rosa tiene cero.
El segundo es un brillante azul con reflejo violeta, que lo hace muchísimo más ponible que esos labiales que son azules 100%. Es una PASADA de chulísimo y a juego con mi pelo negro azulado queda ultra-divino. Últimamente se han puesto muy de moda los labiales en tonos fantasía, y en azules éste de KIKO es el más bonito que he visto (y mira que busqué hasta en Urban Decay y de todo). Para salir de fiesta es bestial, pero queda TAN precioso que no solo quiero relegarlo a la noche y tengo claro que también me lo voy a poner de día.

Esta chica lo lleva puesto. Como se ve en la foto (influye cómo le dé la luz), parece más violeta que azul, pero es que ya digo que el matiz violeta es intenso. Por eso es un azul muchísimo más ponible que los azul puro. A mí me encanta y sobre todo llevando el pelo negro azulado, pero nunca me había atrevido a comprar un labial azul por verlos cero ponibles. Pero éste, al ser medio violeta sí que lo voy a usar ¡ya lo creo!. Encima, como el color violeta a mí me gusta "poco" también.. ¡Mis dos colores favoritos fusionados en la misma barra de labios!.

Ambas, la roja y la azul, quedan E-S-P-E-C-T-A-C-U-L-A-R-E-S, tan preciosas como impactantes. Y reitero que si tienes el pelo ultra-negro son dos tonos imprescindibles. La roja con brillo dorado queda impresionante si eres morenaza, y si tienes el pelo teñido de negro azulado, la barra azul se sale por todos lados.

Estoy encantadísima con las dos. 

Cada una contiene 3.5 gramos y cuesta 5.95 euros. No son nada caras, y encima ahora mismo están rebajadas a 4.15 euros. Si hubiera esperado pues eso que habría ahorrado, pero quería asegurarme de no quedarme sin esos dos colores. 

De nuevo recordar que si nos gusta muchísimo un producto KIKO que acaban de lanzar en una de sus colecciones temporales, vale la pena comprarlo cuanto antes, aunque cueste más dinero. El riesgo de esperar a las famosas rebajas y descuentos en KIKO es que para entonces el producto que queríamos -o un color concreto- ya no esté en la tienda ni queden existencias. En esas liquidaciones dejan los "restos"; los productos que no se vendieron al principio cuando lanzaron las colecciones, y varios productos y colores para entonces ya estarán agotados. A mí me ocurrió alguna vez, de dejar pasar unos meses hasta que rebajaran la colección y cuando lo hacían, el producto o color que yo quería ya no lo tenían, y tooooooma chasco. Por eso, con estas dos barras pasé de arriesgarme.

NOTA: 10 / 10

miércoles, 2 de agosto de 2017

Triple horror con Tresemmé



Recientemente compré tres productos Tresemmé, y de todos me he deshecho. Estoy sorprendida, dado que no es la primera vez que utilizo champús y mascarillas de esa marca y siempre me habían ido fenomenal. O mi pelo se ha vuelto tonto, o la calidad de los productos ha bajado pero bien.

El primero es el champú Regenerador de Puntas. Promete reducir las puntas abiertas hasta un 80% en solo tres lavados. Su "tecnología" radica en que las puntas abiertas del cabello poseen carga negativa, y en base a ello crearon un complejo reconstructor con polímeros que tienen carga positiva, para así lograr el efecto "los polos opuestos se atraen" y conseguir que las puntas abiertas se cierren por sí solas. 

Quien se crea esas milongas publicitarias y que un champú en tres lavados (ni en doscientos) va a "cerrar" unas puntas abiertas estropeadísimas y darles aspecto de recién cortadas en peluquería, la lleva clara. Yo lo compré únicamente porque estaba de oferta y el segundo producto salía al 70% de descuento, aparte de que ahora mismo tengo el pelo super bien -hasta que se me ocurra volver a decolorarlo y espero que sea nunca, porque ahí el pelo sí que se me queda para tirarlo a la basura-

Pero aunque obviara lo de las puntas, sí esperaba que al menos como champú dejara el cabello bastante bien. Y no: deja el pelo que ni fu ni fa. Ni se nota reparación, ni nutrición, ni brillo ni nada de nada. Y al día siguiente notaba el pelo reseco, cuando yo no lo tengo así. También lo dejaba como aplastado, sin cuerpo ni soltura. El primer día deja el pelo bien (sin tirar cohetes), pero luego... No sé qué influyó más, si el champú o la mascarilla; pero ya digo que como champú es muy pobre. Eso sí: huele genial.

El botellón contiene 675 ml y costó 5 euros. 


Pasamos a la mascarilla Hidratación Intensa. La usé en el pasado y me iba genial. Pero deben haber cambiado la formulación pues la actual no tiene nada que ver: no se nota hidratación en absoluto, se queda cortísima. Y como decía, al día siguiente el cabello se siente seco. Horrible. La fragancia sí especifica en el bote que la han cambiado, y desde luego, porque antes olía fenomenal y ahora tiene un olor que no me gusta.

Es aguada y se gasta enseguida: en poco más de dos meses ya quedaba poca cantidad, cuando una mascarilla de 500 ml lo normal es que dure bastante más. Pero la de Tresemmé no está nada concentrada y por eso cada vez que la aplicaba necesitaba una cantidad importante, así que se gastó enseguida. "Igualito" que por ejemplo la mascarilla profesional Absolut Repair de L´Oreal Professionnel, que teniendo también 500 ml me duró el tarro casi un año. Claro: al ser de infinita mejor calidad y mil veces más densa y concentrada, con poquita cantidad que aplicara ya hacía efecto.

Lo poco que me queda de la de Tresemmé lo guardo para usar como mascarilla protectora del cabello en playa y piscina, antes de meterme en el agua. Ya que me ha salido inútil cuando lavo el pelo, al menos le estoy dando otro uso eficaz.

Cuesta 5 euros, y me salió por la mitad de precio debido a la promoción.
Por último, el champú Hidratación Intensa. Lo mismo que la mascarilla: lo tuve hace tiempo y me dejaba el pelo como Dios, pero ahora no sé qué ha pasado (aparte de cambiar el olor para peor), que no tiene nada que ver. Al igual que con el champú Regenerador de Puntas, no se nota nada de nada y al día siguiente mi pelo estaba fatal: reseco, mustio y apelmazado, que parecía que no lo había lavado en siglos cuando lo había hecho el día anterior. El mismo día luce bien el pelo, pero nada del otro mundo. Y esa supuesta "hidratación intensa" todavía estoy esperando verla. Más bien, "resecamiento intenso".

Contiene 810 ml y cuesta 5 euros, aunque yo esta vez compré la versión mini de viaje que trae 100 ml y cuesta 1 euro en perfumerías. Visto lo visto, menos mal que decidí probar primero la versión pequeña.

Debido a esta triple decepción, va a pasar mucho tiempo hasta que vuelva a comprar productos Tresemmé, si es que lo vuelvo a hacer. Es que manda narices que de normal tengas el pelo bien, y luego uses X productos y te lo dejen que no te lo reconoces al espejo, y no precisamente para mejor. 

Por supuesto y como sucede con cualquier cosmético, cada melena es un mundo y habrá mujeres a las que estos productos les vayan de 10. Pero lo dicho: a mí, champús y mascarillas de esta marca, que me esperen sentados.

NOTA: 0 / 10