lunes, 29 de mayo de 2017

Decepción apabullante con la paleta Sweet Peach de Too Faced

Llevaba días enamorada locamente de esta paleta. Confieso que en gran medida se debía a lo preciosísimo que es el estuche por fuera, aunque las sombras también me encantaban. El caso es que estaba 100% mentalizada de que la iba a comprar... hasta que la vi en persona.

Anteayer sábado fui a Sephora con intención de llevármela a casa, y allí se quedó. El envase seguía siendo una verdadera monada, pero las sombras..... ay las sombras.

Probé todas y muchos colores no me gustaron, teniendo poco o nada que ver con lo que aparentaban en las fotografías. Buena parte me parecieron tonos sosos, comunes o feos, alguno poco o nada ponible, y en global: nada del otro jueves. Y el colofón fue que algunas sombras eran tiza pura, secas, con pigmentación muy mejorable y textura de que no pintaban muy allá y se quedaban como a parches, teniendo que raspar más sombra con el dedo para poder apreciar el color. Otras sí se notaban buenas, pero reitero que no pocas parecían tiza. La cara de disgusto que se me quedó ahí en medio del Sephora seguro que no tuvo precio.


Que no te gusten los colores es algo personal, pero lo otro en una firma de lujo como es Too Faced: que se vayan a pastar. Manda bemoles que yo tenga sombras y paletas económicas que pintan 200.000 veces mejor, como la increíble Arabian Nights de Sleek (10 euros) o varias sombras que tengo de L´Oreal y que pintan que flipas, e incluso alguna jumbo de KIKO. Y en tonos naturales mi amadísima Naked 3 de Urban Decay, que fueron 48 euros pero se están amortizando a lo bestia. Al igual que los 9 euros que costó su "clon": la no menos preciosa Blushed Nudes de Maybelline.

Y no me iba a gastar 45 eurazos en un estuche precioso, cuando lo verdaderamente importante (las sombras) me parecieron una chufa. Una pena, pues ya digo que fui con todo el propósito de comprarla.

Eso sí: también me probé la paleta Sweet Peach de Too Faced pero no la de sombras de ojos sino la de rostro que trae colorete, iluminador y bronceador (40 euros). Esa sí me pareció maravillosa y no descarto su compra en un futuro. También probé los tres iluminadores Love Light de la misma marca (28 euros), e igual: brutales. Aunque teniendo el Copacabana líquido de NARS no necesito más -de hecho, el tono "Blinded By The Light" es igualito-. Si bien no descartaría para futura compra uno de los otros dos colores: "Ray of Light" o "You Light Up My Life". También tendría que decidirme entre la paleta o el iluminador, ya que si compro uno no quiero el otro. Y en principio gana con creces la paleta.