viernes, 25 de diciembre de 2015

Pinzas de cejas Soft Touch - Beter

Nunca había utilizado pinzas de cejas de la marca Beter, y ahora puedo afirmar que su excelente fama está más que justificada. Para colmo, son bastante económicas.

Las pinzas de la gama Soft Touch están pulidas y alineadas individualmente a mano, para garantizar una óptima depilación. Fabricadas a base de acero inoxidable esmaltado, son de punta oblicua especialmente diseñada para retirar los pelitos más rebeldes. Siempre he preferido este tipo de pinzas de depilar: las que tienen punta de cangrejo o esas que acaban en pico, personalmente soy incapaz de depilarme con ellas.

Tirando suavemente en la misma dirección del crecimiento del pelo, lo mas cerca de la raíz, los pelitos salen con una facilidad pasmosa, y sin cortarse nunca.

Estoy contentísima con estas pinzas, pues realizan su labor de forma magnífica. Además, no sé de qué material estarán hechas pero tienen un tacto suavísimo, como terciopelo. Yo tengo las de color negro: en un lado pone "Beter" con letras blancas, y en el otro, "Soft Touch" (foto superior). También las hay de colores (debajo) pero esas no estaban en la tienda. Una pena, porque probablemente me habría llevado las rosas.

Su precio es de 3.95 euros, pero me costaron 3 justos en una perfumería.

NOTA: 10 / 10

jueves, 24 de diciembre de 2015

Barra de labios Wonder Colour - Oriflame


Esta barra de labios de la excelente firma sueca Oriflame está elaborada con bayas de Goji, extracto de aguacate y aceite de Jojoba: ingredientes muy hidratantes y beneficiosos para los labios. Es cremosa y de larga duración, nutre, revitaliza y tiene propiedades antioxidantes y protectoras. O al menos, es lo que promete...

Su envase es precioso, muy elegante. No en vano, este labial ganó el Pentaward Bronce 2011 por su atractivo y moderno diseño. Los Pentaward son los principales galardones mundiales en diseños de envases de productos comerciales.

Se encuentra disponible en una amplia gama de 25 vibrantes y satinados tonos desde los más suaves y naturales hasta los más intensos y sofisticados, en las gamas de rojos, corales, nudes-marrones y rosas-ciruelas. 

Yo compré dos: Irresistible Red y Blossom Petal. La primera la conservo pero la segunda se la di a mi madre, puesto que ese color no me convencía para mí.


Blossom Petal es un melocotón muy nude. Color bonito y discreto, pero personalmente me gustan los nudes un poco más subidos. Siendo morena, tan claros no me favorecen demasiado, y siempre prefiero algo de color por suave que sea. Además, yo pensé que tiraría a rosa pero en realidad es un tono melocotón. 


Irresistible Red... no sé dónde tiene el "red". Lo mismo: creí por la foto que sería un rojo sangre intenso, y nada más lejos de la realidad. Es un tono chocolate-cobre que de rojo no tiene nada. Es más bien un marrón rojizo. Eso sí: el color es divino y favorece una barbaridad, puesto que no es un marrón-marrón de esos tan feos y apagados, sino que es un chocolate cobrizo muy vivo e idóneo para maquillajes en tonos bronce. No es el color que esperaba que fuera, pero me encanta igual.

He encontrado esta foto de cómo queda puesto: si esto un rojo como el de la foto del catálogo, que baje Crom y lo vea. Aunque reitero que el color es precioso: en pieles doradas y con maquillajes tostados favorece muchísimo.

Viendo el tono en el catálogo yo pensé que quedaría algo así: muchísimo más rojo, intenso y dramático.

Con ambas barras me sucedió: es lo que tiene comprar por catálogo sin poder ver y probar el producto en persona, que luego puedes llevarte un chasco. Aunque al menos uno de los tonos sí me gusta, y mucho.

Colores aparte, este labial me parece del montón. Prometen el oro y el moro: hidratación, duración, protección... pero ni se nota especial nutrición (más bien ninguna), ni duran mucho puestas (más bien al revés) ni nada de nada. Otro cosmético con publicidad embaucadora, pero que a la hora de la verdad.... y mira que de los muchos productos de maquillaje Oriflame que he tenido, raro es el que no me ha ido de diez. 

No todo es negativo: pigmentan de maravilla y son super suaves, y como digo: el labial "rojo" me gusta mucho.

Las compré por catálogo a una amiga de Madrid que vende Oriflame. Estaban en liquidación, y si no recuerdo mal, cada barra no llegó a los 3 euros cuando su precio normal era de 11.90.

Son barras bonitas, pero nada del otro jueves. No son malas y encima me salieron casi regaladas... pero no les veo nada a destacar, y por mucho premio que tengan, prefiero infinitamente otras barras de labios.

NOTA: 6 / 10

miércoles, 23 de diciembre de 2015

Champú y mascarilla para cabello negro - Naturvital


Estos productos de la marca NaturVital (Naturaleza y Vida) pertenecen a unas gamas diseñadas específicamente para cada color de cabello: hay para pelo rubio, castaño, negro y caoba.

Yo usé los de pelo negro, el champú y la mascarilla. Y me FASCINARON.

Están orientados a proteger e intensificar el color de los cabellos negros, ya sean naturales o teñidos. Preservan el color lavado tras lavado, haciendo que el negro no pierda intensidad. No contienen parabenos ni siliconas, y entre sus ingredientes figuran algunos como la henna, el aloe vera, girasol y keratina vegetal. Además de proteger y reforzar el color, nutren y reparan.

Dejan el pelo MARAVILLOSO: en verdad se nota que el negro no pierde fuerza con los lavados, a diferencia de otros champús con los que el tinte negro azulado se me va aclarando a medida que lavo mi cabello. Este queda brillantísimo y el negro visiblemente intensificado. Además, realmente se nota nutrición: algo muy agradecido por las que nos teñimos. El pelo queda muy hidratado pero suelto y con movimiento, y tremendamente suave. Entre unas cosas y otras, dejan el pelo precioso.


Como contrapartida: hay que tener cuidado con ambos productos, pues al ser ligeramente colorantes, y más en tono negro, manchan lo suyo. Tanto el champú como la mascarilla son de un brillante color azabache, y si no nos ponemos guantes o no lavamos con agua enseguida, nuestras manos y bañera se quedarán con unas manchas bien hermosas (aunque se iban sin problemas a la hora de limpiar). Pero me compensaba este "defecto", teniendo en cuenta cómo me dejaban el pelo.

Los compré en Carrefour o Alcampo, no recuerdo, en un ofertón 2x1 donde venían los dos precintados en un pack, por apenas 5 euros.

Lo malo es que son muy complicados de encontrar. Actualmente no los veo ya por ningún lado, excepto en Carrefour o Alcampo donde sí tienen champús y mascarillas Naturvital, pero ya no tienen tantos como antes, y o no tienen los de pelo negro, o solo tienen el champú. La mascarilla hace tiempo que no la veo. Muy mal. 

Para colmo, ya no he vuelto a ver la promoción 2x1, y ahora solamente el champú vale unos 7 euros. Y yo lo siento mucho, pero en un champú de supermercado no me gasto esa cantidad.

Eso sí: si vuelvo a encontrar ambos productos, y a precio razonable, los compraré sin dudarlo. Es una verdadera lástima que sean tan difíciles de encontrar, porque de no ser así, serían productos fijos para el lavado de mi cabello.

NOTA: 10 / 10


martes, 22 de diciembre de 2015

Dream Matte Mousse - Maybelline New York


Si bien NO es perfecto, este es mi maquillaje favorito de todos los tiempos. 

Lanzado hace 11 años (ahí es nada), permanece a la venta en la actualidad. Que una base de maquillaje y cualquier cosmético en general resista tanto tiempo en el mercado no es moco de pavo, y es que estamos hablando del maquillaje más vendido del mundo -refiriéndonos a marcas de drugstore: en cosmética selectiva es el Double Wear de Estée Lauder-. 

Todos los años Maybelline New York saca productos nuevos y retira o renueva los antiguos, y que después de tanto tiempo mantengan a la venta un cosmético dice mucho de éste. Dream Matte Mousse ya es un auténtico clásico en el mundo del maquillaje, junto al otro producto de Maybelline que resiste los años como un campeón: la mítica máscara de pestañas Great Lash, a la venta desde 1971 y utilizada muchísimo por profesionales en cine, TV y moda. 

Desde su lanzamiento hace 11 años, lo he comprado innumerables veces. No soy la única: este best-seller de Maybelline continúa a día de hoy cosechando un tremendo éxito de ventas. Y no es para menos.

Fue la primera base en mousse, y debido a su arrase en ventas desencadenó una corriente de legiones de imitadoras en la mayoría de marcas de maquillaje. Pese a ello, la reina de las bases mousse siempre ha sido y será la de Maybelline. 



Su innovadora y original textura mousse batida es una GOZADA: da gusto tocarla y se aplica y difumina tan suavemente que parece un sueño, tal y como reza su publicidad. Es un maquillaje espumoso, ultra-ligero y suavísimo que se aplica con los dedos, aunque también puede trabajarse con pincel. Debido a su particular textura, es más fácil y cómoda de aplicar que las tradicionales bases fluidas.

El resultado está a la altura de su fabuloso tacto: DEJA LA PIEL ULTRA-PRECIOSÍSIMA, un cutis de piel de melocotón total y 100% perfecto, matificado, liso y suave. En Internet podemos ver fotos de chicas con el antes y el después de aplicarse esta base: los resultados son increíbles y todas lucen unas pieles maravillosas. Y si se tiene la suerte de poseer de serie un cutis impoluto, es imposible describir lo ESPECTACULAR que queda esta base. Siendo tan ligera tiene una cobertura media-alta muy modulable, y no resulta un maquillaje pesado. 

Matifica genial, aunque en climas de calor extremo puede sacar brillos al cabo de un rato. Al ser una base con acabado empolvado en principio no sería necesario utilizar polvos después (además, es un crimen tapar el acabado tan precioso que deja), pero en situaciones de máximo calor o salidas nocturnas u otros eventos, no está de más fijar esta base con un poco de polvo para así prolongar su efecto matificante. 

Si por sí sola, o añadiéndole polvo, nos parece que queda demasiado mate, siempre podemos aportar jugosidad mediante el uso de iluminadores.

Dos puntos importantes: primero, hay que saber trabajar esta base. Tiene legiones de admiradoras, pero también detractoras que le critican que queda a pegotes y poco natural. A mí jamás me ha sucedido eso, pero es que no podemos aplicarnos una base en mousse (ni ninguna) como si fueran una pala de cemento: puesta con gran mesura y modulando la cantidad, esta base queda perfecta y hermosísima, y nada artificial ni con pegotes. Y en segundo lugar: imprescindible que a la hora de aplicar este maquillaje tengamos la piel perfectamente hidratada. De no ser así, puede llegar a resecar algunas zonas e incluso sacar pielecitas. Pero si humectamos bien la piel, eso no sucede.


Lo malo que para mí siempre tuvo: su escasa duración. Es una característica que me comparten los productos en mousse de Maybelline: he tenido también coloretes y sombras de la colección Dream Matte y les sucedía lo mismo. Esta base en mi piel no aguanta más de 4-5 horas, y con suerte. Una verdadera lástima, porque en todo lo demás es sensacional. Dura poco, pero mientras lo hace, el resultado es para desmayarse.

Pese a tal defecto (aunque no me importa retocar) y que a lo largo de los años probara otras bases, siempre me fue imposible olvidar lo PRECIOSA que queda puesta, y tarde o temprano volvía a comprarla. ME ENCANTANo negaré que me influye el factor nostálgico dado que fue una de mis primeras bases, y la base que más utilicé cuando empecé a salir de fiesta. 

No descarto volver a comprarla, si bien ahora prefiero otro tipo de bases, pero ya digo que me es imposible olvidarla.

Contiene 18 gramos. Parece poco pero cunde muchísimo, a mí cada tarro me duraba unos 8-9 meses (si bien no me maquillo todos los días). 

Con el paso del tiempo ha ido bajando de precio: actualmente cuesta 6.95 euros en perfumerías.

Un clásico nostálgico e imprescindible en mi vida. No es perfecta, y hay bases mejores, pero personalmente tengo que darle un 10.

NOTA: 10 / 10

lunes, 21 de diciembre de 2015

Sombra de ojos "Freshwater" - MAC


Hace poco me he deshecho de este producto, dado que no lo usaba nunca. Siempre fui adicta a las sombras azules pero ahora prefiero tonos más naturales, y si me maquillo con sombra azul, ahora uso únicamente azules oscuros y finos.

Los azules chillones se acabaron para mí, porque aparte de que me parecen cero ponibles, me he ido dando cuenta de que esos colores tan "Plastidecor" no favorecen ni una ínfima parte que sombras de tonos más finos.


Es lo que me sucedió con esta sombra: estaba encantada con ella cuando la adquirí, pero pasaron los años y muy raramente la utilizaba. Es un azul acuático llamativo y luminoso, pero a día de hoy prefiero maquillarme con tonos más neutros, y como digo: si utilizo sombra azul, nada de azules papagayo. Por eso, esta sombra la tenía completamente abandonada. Si la hubiera comprado hace 15 años habría sido muy diferente, pero ahora es un tipo de azul que no me gusta para los ojos.

Lo llego a saber, y de la misma marca en lugar de la Freshwater hubiera optado por la preciosa Deep Truth: un azul oscuro muchísimo más ponible, fino y elegante. En la siguiente foto, a la izquierda la Freshwater y a la derecha la Deep Truth.


Como sombra es excelente: lógico siendo MAC. Pigmenta y se trabaja de maravilla, y puesta dura lo que le eches, incluso sin utilizar prebase.

Es una sombra de calidad 10, pero hay que estar seguras de que vamos a sacar partido a colores tan complicados como este tipo de azules. 

Mi sombra predilecta de MAC sigue siendo la Carbon (negro mate).

Freshwater contiene 1.5 gramos y cuesta 18 euros.

NOTA: 5 / 10 al color elegido. Como sombra en sí, un 10.

miércoles, 16 de diciembre de 2015

Brillo de labios Vinyl Max - Rimmel London

Me encanta este brillo labial. Es de la colección Vinyl Max de Rimmel London. 

Su característica principal es su gigantesco aplicador. Es mucho más grande que un aplicador convencional de gloss, y de una pasada maquilla todo el labio. Al principio se hacía extraña una esponjita tan enorme, pero después es una pasada.

Posee un brillo espectacular, de puro vinilo. Tiene propiedades voluminizadoras (ópticamente, por supuesto), es muy suave y nada pegajoso.

Pero lo que más me gusta es el tono que compré: "Dazzle". Es complicado de describir porque es un color super especial: se trata de un rosa claro con un precioso matiz azulado y que tiene partículas rosas y plateadas. El resultado es un bellísimo rosa azulado muy suave y discreto pero al mismo tiempo ESPECTACULAR por su variedad de reflejos. Queda super sexy en labios gruesos. Las fotos en Internet no le hacen justicia y no se parecen al tono que queda en realidad. La foto más similar que he encontrado es esta:

Contiene 8 ml y cuesta unos 7 euros. Yo lo compré hace 2 o 3 años, a precio promocional de 4.95. 

Como curiosidad, en 2011 este gloss ganó en Reino Unido el galardón a mejor brillo de labios, en unos premios de belleza organizados anualmente por la revista Elle. 

NOTA: 10 / 10

Edito: hoy 23 de febrero de 2016 he desechado este gloss. Le quedaba un poco, pero ya tenía sus años y estaba muy espeso y olía raro. Lo echaré de menos, me encantaba.

jueves, 10 de diciembre de 2015

Base de maquillaje Double Wear - Estée Lauder


Qué decir que no se sepa ya acerca de esta mítica y archifamosa base de maquillaje, la cual es el best-seller por excelencia de la firma Estée Lauder, y el maquillaje de gama alta más vendido del mundo.

Lo he tenido tres veces. Fue uno de mis primeros maquillajes en una época por suerte lejana donde mi cutis era el festival de la grasa y brillos. Me iba genial: es un fondo especialmente diseñado para pieles mixtas-grasas, aunque también funciona a la perfección en cutis normales. Muy desaconsejado en pieles secas.

El acabado es mate PERFECTO. Se mantiene inalterable durante toda la jornada y una vez aplicado se queda totalmente fijo: no mancha ni transfiere a la ropa. No en vano, Double Wear es muy utilizado por profesionales para maquillar a novias. Esta característica, la de su enorme duración, es la seña estrella de este maquillaje, unido a su altísima cobertura: las pieles con imperfecciones amarán esta base.

Tiene legiones de adoradoras, pero también detractoras que le critican que es muy densa y que queda acartonada y artificial. Personalmente opino que es cuestión de saber trabajarla: si la ponemos a pegotes y en cantidad considerable por supuesto que parecerá que nos hemos puesto una máscara. Pero si se aplica muy poca y se trabaja y difumina bien, yo nunca le noté esas pegas. Es un error que cometen muchas mujeres: ponerse 10 kilos de base creyendo que así cubrirán y mejorarán al máximo el aspecto de la piel. Aplicada con mesura y bien trabajada, con esta base es posible obtener un acabado desde ligero y natural, hasta cubriente y sofisticado. Pero de acartonada y careta, nada.

Al tener que aplicar muy poca cantidad cunde muchísimo: cada frasco me duraba un año / año y poco. 

Es un maquillaje extraordinario. Contiene 30 ml y ronda los 45 euros.

NOTA: 10 / 10

miércoles, 9 de diciembre de 2015

Dúos de sombras de ojos HIP - L´Oreal Paris


HIP es una excelente línea de maquillaje de L´Oreal cuyas iniciales significan High Intensity Pigments: son productos caracterizados por una elevadísima concentración de color y pigmento, siendo cosméticos impactantes y no aptos para tímidas.

El maquillaje de L´Oreal en su línea genérica siempre me ha gustado mucho, y la gama HIP no se queda atrás. Lo malo es que los productos HIP son bastante complicados de encontrar: el maquillaje genérico de L´Oreal lo encuentras hasta en supermercados, pero la línea HIP en España no la he visto jamás en tiendas físicas, solamente en Internet. Yo compré estas sombras a un vendedor estadounidense en Ebay.

Son unos dúos de sombras de ojos caracterizadas por una pigmentación y potencia del color totales, siendo tonos ultra-intensos. Los acabados van desde el mate hasta el metalizado muy brillante. Los estuches tienen un aspecto muy elegante y profesional, y poseen doble compartimento: por un lado las sombras, y debajo, una parte con espejito y aplicador. Me encanta que las sombras de ojos traigan ambas cosas, por la enorme comodidad que supone si las retocamos fuera de casa.

Las sombras tienen una calidad excepcional, como todas las sombras de L´Oreal y todo su maquillaje por regla general. Es una marca que nunca o casi nunca me ha decepcionado en maquillaje. Pigmentan y se trabajan de forma extraordinaria, duran muchísimo puestas, tienen una textura sobresaliente, son suavísimas y quedan de maravilla.

Tengo dos: Reckless y Cheeky. 


Reckless consiste en dos sombras de tonalidades moradas: una mate y muy oscura que es prácticamente un berenjena, y otra más clara y violácea, y ligeramente satinada aunque no brillante. Son preciosas e idóneas para realizar impactantes ahumados en la gama del morado / violeta.

Cheeky es un tesoro para las amantes de los tonos chocolate: tenemos un satinado marrón oscuro y un brillante marrón rojizo / vino PRECIOSO. Ambas son magníficas pero la segunda es directamente una pasada. Quedan elegantísimas y muy sofisticadas, y resultan ideales para looks en tonos bronce y neutros.


Son unas sombras verdaderamente extraordinarias y no descarto en un futuro comprar algún otro dúo. Lo tienen TODO. Además, existe una amplia variedad de colores: más de 20 tonos.

Otro punto: ambos dúos se me han caído al suelo de forma bastante brusca; una en casa y otra en pleno paso de cebra, y salieron indemnes. Otras sombras habrían acabado pulverizadas y los estuches rotos, así que es realmente destacable la calidad también en este aspecto.

Lo único malo, como ya comenté, es que la línea HIP es bastante complicada de encontrar.

Ambos dúos me costaron solamente unos 7 euros en Ebay USA. 

NOTA: 10 / 10

viernes, 4 de diciembre de 2015

Crema facial antiarrugas Q10 - Cien


Como de momento poseo una corta pero buenísima experiencia con los productos de Cien (supermercados LIDL), decidí lanzarme y probar sus cremas para el rostro, concretamente la Q10.

Se hizo archifamosa en España hace poco más de un año, cuando la OCU publicó un estudio que evaluaba varias cremas anti-envejecimiento y donde la de Cien resultó ganadora por encima de cremas de marcas prestigiosas y valoradas en 20, 50 o 100 euros. Costando solo 3 euros estalló una obsesión colectiva por conseguirla: colas interminables antes de que abrieran los establecimientos, una sola persona se llevaba infinidad de tarros hasta el punto de que LIDL terminó implantando un límite de tarros por persona, se agotaba enseguida y LIDL no daba abasto al tener que reponerla tanto. Ellos mismos declararon que a raíz de ese estudio vendían más tarros de esta crema en unas semanas, que previamente en todo en un año.

Todo ello no me influyó a la hora de adquirir esta crema, año y pico después. La compré por su precio y en vistas a usarla como hidratante normal, dado que no me creo NADA de las anti-arrugas: para mí son todas meras hidratantes. Lo que de verdad funciona a la hora de tener el cutis impoluto es gozar de una buena genética, huir del sol, no fumar, comer sano, beber mucha agua, hacer deporte, dormir bien, no tener estrés... Fuera de eso cuando tengan que venir las arrugas vendrán, y eso no lo va a impedir ninguna crema, cueste 3 o 300 euros. 

Y la OCU me merece poca o nula fiabilidad. Sus estudios me suelen parecer oportunistas y carentes de buena metodología, como aquel bochornoso "análisis" que hicieron del pintalabios marroquí. No me extrañaría que con el de la crema, LIDL hubiera "participado" de algún modo. Leer esto


Ha pasado más de un año y actualmente ya puede adquirirse en LIDL con total normalidad, sin que esté agotada siempre. Y estudios pachangueros aparte, hay que reconocer que es un producto excelente.

Se trata de una crema de fabricación alemana, formulada con los potentes compuestos regeneradores Q10, ácido hialurónico y vitamina E. También contiene filtro UVA/UVB con factor 4 de protección solar. Gracias a su complejo Liftan Intensive con Q10 y ácido hialurónico favorece las defensas de las células cutáneas, hidrata, suaviza, nutre y promete minimizar las arrugas visibles además de prevenir la aparición de nuevas. Apta para pieles sensibles, se absorbe enseguida y huele muy bien. Posee una textura sumamente untuosa y agradable: cremosa pero al mismo tiempo ligera y suave.

Llevo con ella pocas semanas, y no puedo juzgarla en base a su eficacia anti-arrugas porque ni me afecta ni me interesa, pero dentro de lo poco que le exijo a una crema facial, como hidratante me está gustando muchísimo. Me encanta el olor y sobre todo la textura cremosa pero liviana, y deja la piel luminosa e hidratada todo el día, sin brillos ni sensación grasa. Perfecta.

Contiene 50 ml y puede adquirirse por solo 2.99 euros en cualquier LIDL. 

No sé si será "la mejor crema de España", pero a mí me encanta.

NOTA: 10 / 10

martes, 1 de diciembre de 2015

Perfilador de labios Moisture Extreme - Maybelline New York


Este delineador pertenece a la antigua colección Moisture Extreme de Maybelline, gama que también lanzó unas barras de labios de envase rojo que eran una auténtica pasada.

Como perfilador de labios, y fiel a las características de la barra, es extremadamente cremoso. Suavísimo, no se siente duro ni reseco y desliza fenomenal. Pinta de maravilla, su pigmentación es total. Es de larga duración y no engaña en ello: de verdad posee una gran permanencia. Si comemos o bebemos resiste lo suyo (si bien no es infalible y un poquito se esfumará), pero de normal aguanta varias horas como un campeón, prolongando además la duración del labial que llevemos. Existe una amplia variedad de tonos y yo elegí el "Wine": un precioso vino amarronado ideal para mis labiales vino, rojos y tostados.  

Lo compré en Ebay a un vendedor extranjero, en un pack de dos unidades de este mismo color. El precio no lo recuerdo pero seguro que no excedió los 5 euros: mismo o menor importe de lo que costaría uno de estos lápices en perfumerías. 

Precio fantástico para dos perfiladores de calidad excepcional y que además cunden muchísimo, dado que los compré hace cuatro o cinco años y todavía me queda un poco en cada lápiz.

NOTA: 10 / 10


Obsesión por el moreno y bronceados zanahorios: ¡vade retro, Satanás!


Al contrario de lo que impera en el canon actual de belleza, a mí NO me gusta broncearmeNo, no estoy loca.

Por ascendencia árabe poseo un tono dorado que luce genial todo el año, por lo que no necesito utilizar potingues ni tomar el sol para tener buen color. Pese a ello, aunque suene a disparate yo me veo más guapa cuanto más clara estoy. En meses de frío me "blanqueo" y es cuando mejor me veo. 

Muy de vez en cuando vale que utilizo polvos de sol para resaltar mi tono dorado y combinar con maquillajes en tonos tierra. Pero lo que es broncear mi piel => me niego en rotundo.

Alguien podrá decir: "claro, como ya es morena por eso pasa de broncearse". Pues no. Si tuviera la piel blanquita tengo claro que la luciría pues me encanta ese tono en las mujeres, como Dita Von Teese o las actrices de mi venerado cine clásico con sus legendarias y elegantísimas pieles porcelana. 

Me gusta ver mujeres que como yo lucen su tono y no sucumben ante la moda del marrón zanahorio. En mí aborrezco la piel oscura o pensar en alcanzar un "bronceado" como los de arriba: "color" que me HORRORIZA y que ahora está super de moda. Un dorado claro como el de Aishwarya Rai (debajo) es mi tope en intensidad de moreno. Más oscura no me gusta nada la piel del rostro.


Y es que, se ve cada cosa que es para LLORAR. Creen que las embellece, cuando rara es la mujer que con un bronceado artificial y excesivo no se afea y envejece de lo lindo, por no hablar de lo bastos y vulgares que resultan esos "morenos". Recuerdo a una compañera que tuve en la Facultad: teñida de rubio pollo + cutis zanahoria fosforito que se notaba a kilómetros que no era su verdadero tono (hasta lo decían los compañeros). Parecía mayor que yo y de hecho pasé medio curso creyendo que tendría treinta y muuuchos años, y meses después me enteré por unas amigas suyas de que tenía ¡¡¡¡19!!!!. El shock aún me dura.

Los bronceados naturales y suaves son preciosos, pero muchas siguen sin darse cuenta de que una piel artificialmente amarronada echa años a lo bestia. Mientras que un tono algo más clarito siempre va a rejuvenecer, iluminar y favorecer más el rostro, que un "color" como esos.

Pippa Middleton arriba del todo: solo tiene 32 años y con ese "color" aparenta 10 más. Y he buscado cuándo Sonia Monroy -debajo- sacó ese disco y fue en 2003. Teniendo actualmente 43 años, significa que en esta foto apenas pasaba de los 30: yo le echaba 50 perfectamente. Este "color" es que mira que tiene delito.


Otra que tal es Core de "Gandía Shore", que si me dices que tiene 40 años me lo creo, y luego resulta que apenas pasaba de los 20. Pero en el programa, esa piel tan renegrida y estropeada le echaba años que daba gusto. 


Menos exagerado pero igual sucedía con Sara Carbonero. Ahora ya parece que no, pero cuando empezaba a ser famosa tenía la manía de llevar la piel como el tizón. Yo la veo mucho más guapa con su tono natural, más clarita.


O mi modelo favorita: Adriana Lima. Es impresionante de cualquier manera, pero a mí me parece que está más guapa con su color de serie que cuando le untan 200 kilos de maquillaje zanahorio. Por suerte, al igual que Sara ya hace tiempo que abandonó el "amarronamiento".


Ídem con Jennifer López, a la cual veo infinitamente más guapa y joven con su natural dorado suave que cuando la oscurecen tantísimo. Mira que les queda a todas super basto ese "moreno".



Una cosa es broncearse ligeramente, pero me alucina que tanta gente esté empeñada en ponerse TIZÓN: la llevan clara si creen que con ese marrón zanahorio están más "guapas".

Yo ya tengo la piel doradita pero me niego a oscurecerla más: nunca he catado autobronceadores o rayos UVA y SIEMPRE HUYO DEL SOL, y en verano voy cinco veces contadas a piscina o playa (teniéndola a 20 minutos de casa) y cuando voy procuro que jamás me dé el sol en pleno rostro, pese a que use protección solar. Al ser ya morena enseguida cojo color y me pongo negrísimaaaaa, y cuando eso sucede me veo horrorosa. Por eso y por el envejecimiento jamás permito que a mi cara le dé sol directo. Este rechazo no me ha traído desventajas, y está feo que yo lo diga pero hoy poseo un cutis por el que chicas 15 años menores que yo matarían -dicho en persona por ellas-. La genética y vida sana influirán, pero estoy segura de que lo del sol me ha sido determinante también.

Estragos derivados del exceso de sol: riesgo potencial de enfermedades gravísimas (el de piel ya es el cáncer más frecuente en España, y salvo casos hereditarios su causa por excelencia es el abuso de sol), envejecimiento brutal y prematuro, festival de las manchas... Ya se están viendo los destrozos en mujeres mayores y no tan mayores que durante años se excedieron tomando el sol o con las cabinas de bronceado, y hoy ves a incontables mujeres de 50, 40 y 30 años -e incluso de 20- con las pieles hechas polvo, amén de los posibles problemas de salud.

Por todo ello yo prefiero desmarcarme de la moda del bronceado y lucir un cutis natural, liso y bonito; y no artificialmente amarronado, feo y más arrugado que Jabba el Hutt. En verano a veces utilizo polvos de sol para enfatizar muy sutilmente mi dorado natural, y nunca paso de ahí.

Mención aparte para esas burlas ("a ver si te da el sol, que pareces una muerta") y complejo que sufren muchas mujeres por tener la piel muy clara. Pues lo digo yo siendo morena: en una mujer la piel blanquita me parece MIL VECES más bonita, elegante y favorecedora que cualquier cutis zanahorio requemado de los que se llevan ahora. Entre las "fantasmas" y las que llega agosto y parece que se han untado la piel con roña, me quedo con las primeras sin dudarlo un segundo.

La piel doradita (no marrón requemada) es preciosa, pero a ver si muchas se mentalizan de que la piel blanquita también lo es, y nos dejamos de complejos y de salvajadas con el sol / UVA.

A mí que me den estas pieles, y no las de las fotos de arriba del todo. Y repito: soy morena.


Una que nunca ha sucumbido a la moda del zanahorio es la espectacular Pilar Rubio. Siempre ha lucido su tono claro y no ha hecho las típicas locuras con el bronceado, y hoy con casi 40 años puede presumir de un cutis y un aspecto que ya quisieran tener muchas de 20.



SÍ AL BRONCEADO, pero bronceados naturales, finos y bonitos. 

Un bronceado precioso: el de Jessica Alba