lunes, 23 de abril de 2018

Colorete DiorBlush (896 "Redissimo") - Dior


El colorete más caro que tengo es el Multiple de NARS, que son 44 euros pero el anterior me duró 5 añazos y por eso fue acabarlo y volverlo a comprar. Y el de MAC, que costó 22 euros hará 7 u 8 años y aún le queda producto. Y recientemente cayó el Benetint de Benefit en tamaño mini por 15 euros. Y éste de Dior (38 euros). Pueden resultar caros pero lo valen con creces: si salen tan buenísimos y encima van a durar tantos años, es que ya no me parecen ni caros. He comprobado que me sale más barato un colorete así, que por ejemplo los horrorosos que tuve de marquillas como KIKO y Essence: tirados de precio pero todos acababan en la basura y si haces cuentas, con lo que costaban me habría dado para comprar un colorete de los otros, a los que saco infinitamente más partido. Por supuesto, hay coloretes económicos muy buenos: tengo dos de Rimmel London, uno de L´Oreal, uno de Oriflame, uno de Max Factor y una paleta de Maybelline, y todos me encantan.

DiorBlush es el emblemático colorete de Dior: icono absoluto del maquillaje desde hace décadas. 

Disponible en una amplia gama de colores distribuidos según cuatro tonos (rosa, rojo, coral y nude) y tres efectos: nacarado, mate y satinado. Una explosión de color para un maquillaje espectacular y una fórmula única para una expresión máxima de pigmentos. Su textura micronizada en polvo se funde en la piel aportando un velo de color puro, evanescente, sin efecto materia. Su pincel biselado permite una aplicación "contouring" profesional para sombrear las sienes, retocar el óvalo del rostro y ahuecar las mejillas.

Me lo auto-regalé en enero (por aprobar un examen importantísimo y sobre todo para animarme a raíz de un disgusto muy gordo que tuve) y desde entonces, afirmar que me casaba con él es quedarme corta. Mi color es el 896 Redissimo


Los coloretes rojos pueden asustar en el envase, pero una vez aplicados y bien difuminados quedan ESPECTACULARES y nada cantosos. De hecho, no vas a encontrar un tono de rubor que quede más fino, natural y favorecedor, ya que emula el enrojecimiento natural de las mejillas cuando las pellizcas, haces deporte, tienes sexo, etc. Yo soy adicta a los rosas pero como el rojo no sienta ninguno; es el tono comodín y universal en coloretes y pega con cualquier tono de maquillaje o ropa. E idóneo para cualquier cutis: a las pieles muy blancas les da un toque elegantísimo y les sienta fantástico -como muy de geisha, pin-up o vampiresa- y las pieles bronceadas y morenazas las resalta de forma descomunal (y a las mujeres negras les quedan de fábula). Yo soy morena y cuando uso colorete rojo me siento la reina de la galaxia, y éste de Dior ya lo estoy usando a destajo. Prueba de mi enamoramiento es que tras el de Dior compré el Benetint, el mítico tinte rojo para mejillas y labios. ¡Y cómo queda también!. Lo comentaré próximamente.

Redissimo es un rojo puro y mate. En mi tez dorada clara y a juego con mi cabello teñido de negro azulado sienta FABULOSO, realza una barbaridad la piel morena y es precioso e hiper-sexy, y el colofón ya es cuando lo combino con un buen labial rojo: pelo negro + colorete y labios rojos = parar el tráfico, señores. Por supuesto, hay que aplicarlo con suma delicadeza y difuminar muy bien para que el resultado sea discreto y elegante -a la par que increíble-. La duración es igual de tremenda y dura todo el día puesto. Creo que aún no lo he usado para salir de noche pero seguro que rinde igual. Y es suavísimo, textura perfecta, pigmenta de 10, no suelta polvo y se trabaja y difumina de auténtico lujo: envase chulísimo aparte, sin duda se le nota la calidad. He tenido más cosas de maquillaje Dior y la verdad es que todo me ha parecido excelente.

El estuche es para llorar de puro amor, no he visto cosa más elegante. Empezando por la misma caja y siguiendo con la funda de terciopelo negro donde va metido el colorete, la cual es idónea para protegerlo. Aunque no quiero tener la funda al aire y que se deteriore o manche, así que la conservo metida en la caja. Una vez lo sacamos de la funda será imposible no declararle amor eterno. Sobrio, compacto, de líneas hiper-elegantes y con el inconfundible azul noche de Dior y sus letras grabadas en plateado. Tan precioso y espectacular por dentro como por fuera, abrimos y ahí tenemos el Redissimo con su enorme espejo y la brocha biselada de Dior, la cual por cierto aplica el colorete de forma comodísima y ultra-precisa: nada que ver con las brochitas mediocres de otros coloretes.

Contiene 7 gramos. Reitero el ejemplo de mi colorete de MAC, que ya tiene 7-8 años y con 3.5 gramos todavía le queda producto para rato. Pues el de Dior, que trae el doble de cantidad, miedo me da lo que durará.

Lo compré en Druni. Su precio oficial era de 47.83 euros pero costó 38.26. No sé si es que tendrían algún descuento o porque soy socia de Druni o qué, pero fenomenal. Y 38 euros por esta JOYA no me parece caro teniendo en cuenta sus resultados, que lo voy a usar sin parar y que va a durar muchísimos años.

Compraza, y enamoramiento infinito por este alucinante producto. Por supuesto, se ha convertido en mi colorete favorito e imprescindible.

NOTA: 10 / 10

viernes, 20 de abril de 2018

Desmaquillante suave de ojos y labios waterproof - L´Oreal Paris


El desmaquillante suave para ojos y labios de L´Oreal retira maquillajes resistentes al agua -o no waterproof pero sí de extrema duración-: es muy suave, adecuado para ojos sensibles y no provoca escozor. Y es bifásico, por lo que posee dos fases de producto (aceites + loción) que hay que mezclar para conseguir la fórmula, así que debemos agitar el envase cada vez que vayamos a usarlo.

Es una maravilla. Retira cualquier maquillaje waterproof, desde los más ligeros hasta los más cargados donde hemos aplicado mil cosas o más cantidad de producto, como maquillajes de fiesta y ahumados potentes. Maquillaje de cejas, prebases, sombras, delineador, máscara de pestañas, todo fijo y resistente al agua: puede con todo. Lo mejor es que limpia de forma tan eficaz que casi no hay que frotar: con apenas pasar el algodón o disco por las zonas que queremos limpiar, el maquillaje sale solo. Adiós a las limpiezas eternas de maquillaje waterproof: con este desmaquillante retirarlo es ultra-rápido y 100% eficaz, y no queda ni rastro de pintura. 

De normal siempre me basta con mi limpiadora normal, pero en esas ocasiones en las que me hago maquillajes de ojos muy elaborados y usando productos de muy alta fijación, este desmaquillante de L´Oreal es Dios. Contentísima con él. 

Es increíble hacerse un maquillaje de ojos super currado y usando productos de duración extrema, y que con este desmaquillante retires toda esa pintura en segundos y sin tener que estar frotando durante dos horas. 

Cuesta unos 6-7 euros y contiene 125 ml. Cunde muchísimo, dado que como solo lo utilizo para desmaquillar los ojos y no siempre, apenas gasto cantidad (para labiales fijos me suele bastar con la limpiadora). El envase me duró años.

NOTA: 10 / 10

miércoles, 18 de abril de 2018

Esmalte de uñas 1 Seconde ("In the Navy") - Bourjois


En otras reseñas he contado eso de que un mismo producto salga más o menos bueno dependiendo del color. Y me ha vuelto a suceder con dos esmaltes de Bourjois: perteneciendo a la misma colección, la calidad de ambos es bastante dispar. Hoy comento el decepcionante.

La gama es 1 Seconde y como su nombre indica, son esmaltes de secado rápido (50 segundos promete Bourjois). ¡Y realmente es así! no como algunos esmaltes que prometen secado en un minuto pero luego los rozas y se va la pintura, quedando horrible y teniendo que volver a pintar. Incluso con los geniales 60 Seconds de Rimmel London y Color Show de Maybelline he de ir con cuidado, ya que es cierto que secan muy rápido pero en un minuto literal: no. En cambio, 1 Seconde sí queda totalmente seco en un minuto y puedo coger cosas, vestirme, etc: está seco al 100%. En secado rápido son los mejores esmaltes que he usado a día de hoy.

Lo que más me gusta después de eso: el pincel. Lo definen como "panorámico" y "anti-desbordamiento", es ancho y largo, y se ajusta a la forma de la uña y las cubre con una sola pasada. Con alguna quizá tengo que dar un segundo repaso pero la mayoría consigo pintarlas enteras de una sola capa. Tampoco me había pasado antes con otros esmaltes. Y coincido con que evita que la pintura resbale por los bordes. Este pincel se adapta a la uña de forma impresionante: nunca había visto nada igual.

Entre lo del secado rapidísimo y lo de pintar cada uña de una pasada, es un esmalte brutalmente cómodo y perfecto para las desastres como yo, que muchas veces nos pintamos las uñas a última hora y con prisas.

Posee textura gel y ofrece un acabado brillante, profesional e impecable. Mi color es "In The Navy": azul oscuro eléctrico y vibrante.

No podía ser todo perfecto (con este tono): el mismo día de aplicarlo se me empieza a descascarillar, a diferencia de esmaltes que me duran intactos dos o tres días. Al poco de pintarlas y conforme pasan las horas va saltando esmalte y las uñas quedan con huequecitos sin color. Vamos: que no dura nadaLo seguiré usando hasta que lo termine, pero qué pena. Porque el color me encanta.

Contiene 9 ml y ronda los 8 euros -me parece caro-, pero a mí me costó 1.50 en la cadena de importación británica Dealz. Ya he escrito sobre los chollazos en primeras marcas de maquillaje que allí se encuentran, y donde compro productos de L´Oreal, Maybelline, Bourjois, Revlon, Rimmel London y Max Factor por 1.50 euros. A ese precio por supuesto que lo adquiero, pero 8 euros un esmalte de uñas estando por ejemplo los de Maybelline o Rimmel London que salen buenísimos por 2 euros: el de Bourjois se lo compra Rita. Y por poco más de 8 te los pillas de firmas como Essie y OPI.

Suelo ser demasiado generosa puntuando productos, y éste lo apruebo porque es fabuloso en todo lo demás, pero yo no aguanto que un esmalte se me estropee el mismo día. Así que tengo que fastidiarme y retocarlo cada dos por tres. En breve comentaré el otro de esta colección que sí me dura intacto lo indecible.

NOTA: 5.5 / 10

lunes, 16 de abril de 2018

Protector térmico Diamante Fuerza Extrema - Tresemmé


Los protectores térmicos me parecen un soberano TIMO: ooootro de esos cosméticos "imprescindibles" y "mega-eficaces" que las empresas nos han terminado encasquetando, haciéndonos creer que no podemos vivir sin ellos.

Todo cabello que con suma frecuencia se trabaje con aparatos de calor es cuestión de tiempo que acabe hecho polvo. Ya podemos usar mil protectores y tratamientos, que se va a estropear igual. Una cosa es que bien planchado y lisito o rizado el pelo aparente estar genial, pero muchas de esas melenas adictas a las planchas, al natural son estropajo puro.

Yo por eso jamás uso planchas ni tenacillas ni secador. Mi pelo al natural es muy liso y se ondula en las puntas; me gusta su forma y no necesito moldearlo pues lavado y secado al aire ya queda con forma bonita. Por ese motivo, plancha usaba tres veces al año (literal), y ahora directamente me he despedido de ellas. La última vez que a mi cabello lo tocó una plancha ocurrió esto. Así que lo sigo llevando al natural, y en alguna ocasión en la que quiera ondularlo utilizo rulos, bigudíes, etc y para alisarlo en plan tabla, rulos o la toga. Prefiero tardar más tiempo para ondularla o alisarla, pero a mi melena no la vuelve a tocar un aparato de calor. Otro motivo, aunque menor, por el que soy anti-planchas es que arrastran el tinte y se comen el color. Y como me tiño de negro azulado, lo último que quiero es que el negro me pierda intensidad.

Según su publicidad, el spray protector del calor Diamante Fuerza Extrema contiene un complejo termo-activo que detecta el calor y protege el pelo del daño causado por aparatos como secadores, rizadores y planchas: rotura, encrespamiento, sequedad. Protege el cabello del daño causado por el calor (hasta 230 grados) y le aporta fuerza y brillo. Su uso continuado reduce hasta un 82% de roturas. Contiene filtro UV.

Pues bien: muy bonito en el papel, pero es INÚTIL. Cuando esa plancha me pulverizó las puntas usé antes este "protector". Y con eso de "repara el daño de 2 años" y "fortalece el cabello", directamente me troncho.

Contiene 300 ml y de precio ronda los 6 euros. Una pérdida de tiempo y dinero. Sinceramente, antes que usar este timo yo utilizaría la plancha sin aplicarme nada, como se venía haciendo toda la vida. Total: si el pelo se va a dañar de todas formas, pues al menos te ahorras comprar un producto que no sirve de nada. Que por cierto: hace mil años cuando planchaba mi pelo para salir de fiesta, usaba plancha metálica de la época y sin protectores térmicos jamás se me estropeó el cabello, mientras que ahora con plancha de las "avanzadas" y usando protector, con un uso me destrozó las puntas. 

Entre el "protector" y estos champús y mascarilla, va a ser milagro que yo vuelva a comprar algo de Tresemmé.

NOTA: 0 / 10

viernes, 13 de abril de 2018

Polvo bronceador Bronzing Powder - Max Factor


Bronzing Powder es el polvo bronceador (popularmente conocidos como "polvos de sol") de Max Factor

Consigue en la piel un efecto bronceado saludable y hermoso, con ese toque tostado como si viniéramos de la playa. Evita la palidez y el tono cetrino y proporciona un dorado natural durante todo el año sin necesidad de tomar el sol, o como en mi caso, para realzar la piel que ya es morena de por sí. Puede utilizarse en rostro -frente, nariz, pómulos, barbilla- y cuerpo -hombros, escote, piernas...-. 

Dos tonos: 1 (Golden) y 2 (Bronze). El primero es un poquito más claro -imperceptible- y con matiz caramelo. El segundo es el que tengo yo, algo más oscuro y marrón. Golden sería para pieles más pálidas y Bronze para cutis más dorados, pero en realidad ambos van bien en cualquier piel: son plenamente adaptables y elegiremos el color según lo prefiramos más acaramelado o más tostado. En la foto inferior se ve que son prácticamente idénticos; solo les diferencia ese matiz. 

Como bronceador otorga un resultado muy fino, natural y bonito, nada cantoso ni naranja. Y pese a que tiene unas minúsculas partículas doradas, queda mate. 

No suelo usarlo para broncear: ya soy morena y me gusta mi dorado claro natural, y por eso apenas utilizo polvos de sol. En realidad, ante todo utilizo el polvo bronceador como colorete tostado (y en este caso, para contorno). Y es que voy contracorriente al canon de belleza actual: me veo genial con mi color natural y no quiero oscurecerlo. Lo comenté aquí.


El tono Bronze posee la ventaja añadida de que además de bronceador, por su color amarronado y mate es también idóneo para contornear zonas del rostro. Un día lo probé en la nariz ¡y genial!: ya no me hacía falta comprar un producto o paleta específica de contorno (con un corrector o iluminador + polvo oscuro se hace a la perfección). 

Hace tiempo que es el uso que le doy a este polvo: marcar y afinar mi nariz. Es pequeña, algo chata y con la punta redonda -muy Thandie Newton-, me dicen que es muy bonita pero aaaay: yo prefiero las narices más largas y estrechas. No me quejo ni mucho menos pero preferiría haberla tenido de la otra forma. Pero como no es algo que me preocupe ni acompleje, paso de operarme y en su lugar la estrecho con maquillaje, gracias al genial truco de difuminar corrector o iluminador a lo largo del tabique al tiempo que desde las cejas oscureces los laterales hasta las aletas con maquillaje oscuro (muuuuuy bien difuminado o se notará que no veas). Si se hace bien, queda soberbio.


Al principio lo usaba para aportar color en rostro y cuerpo, pero desde que adquirí estas perlas las prefiero para esa labor (quedan más chulas y me enamora su acabado satinado: yo es que exceptuando el polvo matificante no soy muy amiga del maquillaje mate). El polvo bronceador de Max Factor ahora lo utilizo únicamente para contornear la nariz. Y solo cuando me arreglo y me hago maquillajes currados: como decía, aunque la preferiría más estrecha no es nada fea mi nariz, y pudiendo hacerlo a diario solo la contorneo en ocasiones puntuales.

Muy destacable su inmensa cantidad: 21 gramos, acostumbrada a que los polvos suelan traer entre 8 y 15. Ya lo tengo varios años y me va a durar unos cuantos más, pues ya digo que lo utilizo en poquísima cantidad y ahora solamente para marcar los laterales de la nariz.

Eso sí: ya podría haber incluido espejo y/o brocha teniendo en cuenta que vale 16 euros (aunque yo lo compré en Ebay por unos 7). Pero tampoco me importa, dado que es un producto que utilizo en casa y luego no me lo llevo por ahí.

Otro negativo aunque tampoco importante: al poco de tenerlo mi estuche ya estaba completamente negro, con lo dorado y las letras borradas. Y a mi actual polvo matificante de Max Factor le pasó lo mismo. Igualito que por ejemplo MAC, de la que tengo productos desde hace siete años y miras los envases y parece que los compré ayer. No vamos a pedirle lo mismo a Max Factor, pero vaya "calidad" de estuches: para eso que no pinten nada y los saquen totalmente negros desde un principio.

NOTA: 9 / 10

miércoles, 11 de abril de 2018

Ampollas Rescate 1 Minuto - Pantene


Las Ampollas Rescate 1 Minuto de Pantene constituyen un tratamiento super intensivo para reparar cabellos teñidos o naturales muy dañados y castigados por químicos, aparatos de calor, etc. Son más potentes que una mascarilla convencional, y "reparan en un minuto el daño de seis meses". 

(Quien de verdad se crea que un cabello destrozado durante meses o años por permanentes, desrizados, alisados, tintes, mechas, decoloraciones, planchas etc va a arreglarse en un minuto usando un producto comercial -incluyendo profesionales-: viva la ingenuidad). Fuera de eso, hay que admitir que estas ampollas son tremendas.

El resultado: ESPECTACULAR. En verdad están muy concentradas y dejan los medios y puntas como seda. El cabello queda ultra-suavísimo, nutrido, restaurado, brillante, perfecto. Me recuerdan a la no menos genial mascarilla 3 Minute Miracle de Aussie, y yo diría que estas ampollas son todavía más eficaces. Y las he usado sobre pelo machacado tras decoloración y corroboro que lo de "reparar" no es mera palabrería: de verdad se nota inmensamente mejorado.

Se utilizan a modo de acondicionador o mascarilla, tras el champú. Y aunque especifiquen un minuto, el resultado es mejor si se dejan actuar más tiempo. Yo me las suelo dejar entre media hora y una hora.

Cada ampolla contiene 15 ml y me da para dos o tres usos (solo las aplico en medios y puntas), por lo que usadas una vez por semana o cada quince días, las tres me duran una media de dos meses. Pueden usarse las veces que se quieran, aunque al ser tan efectivas y siendo los envases tan pequeños, para que duren más yo prefiero espaciar su aplicación.

Una vez abierta rompiendo el taponcito, la ampolla se conserva perfectamente si damos la vuelta a dicho tapón y "clavamos" en el agujero del envase el pitorro del extremo.

Ya podría Pantene venderlas en formato mascarilla, porque mira que son buenas. Como tratamiento para melenas muy estropeadas o en ocasiones en las que queramos lucir pelazo, son fantásticas. 

La cajita contiene tres ampollas y cuesta 5 euros.

Eso sí: hay mascarillas igual de efectivas y con más cantidad (la Oliva Mítica de Original Remedies es una maravilla y son 300 ml por 3.75 euros, y Elvive tiene mascarillas tremendas a unos 5 euros los 300 ml). En cambio, con estas ampollas solo tendremos 45 ml de producto: habrá que sopesar si nos compensan. Por eso yo reitero que cuando las compro, las uso muy puntualmente.

NOTA: 9.5 / 10

lunes, 9 de abril de 2018

Colorete "Teddy Pink" - Tous Colors


Pese a su prestigiosa marca, lujoso estuche y elevado precio, este colorete me pareció una porquería. Para que luego digan que el maquillaje caro siempre es mejor -lo cual es cierto en la mayoría de casos- pero productos como el presente pertenecen a ese pequeño porcentaje de cosméticos de gama alta que son un despropósito absoluto.

Lo regalaron hace unos años con una revista, debido a que Tous había descatalogado esta colección. MENOS MAL que solo aboné los 3 euros del precio de la revista, porque llego a pagar los 36 que el colorete costaba cuando se vendía en perfumerías y me pego un tiro.

Mi tono fue el 02 "Teddy Pink": trío de rosas. No pigmentaba apenas por no decir nada, obteniendo un color tremendamente débil que casi no se veía en las mejillas. Los dos más claros eran invisibles y el rosa más oscuro apenas se percibía. Sin ser 100% mate era cero luminoso y los rosas un tanto apagados; era un colorete SOSO que no destacaba ni por sus colores ni por nada. Y la duración, igual de paupérrima que la pigmentación: te lo aplicabas y era visto y no visto. 

Sobre todo, no tiene perdón lo mal que pinta. Había que dar múltiples pasadas con la brocha hasta conseguir que se viera algo de rosa. Por muy natural que busques el resultado, una cosa es un color discreto y otra muy distinta que no pinte nada. 

El estuche plateado y metalizado es precioso y elegantísimo, robusto y de calidad, e incluye espejo. Eso y el precio al que lo adquirí son el único motivo de que haya puntuado a este producto, porque para mí, el colorete no llega ni al cero. Uno de los peores coloretes que he usado nunca. Es que no se salva nada: no pinta, no dura, color soso... No bromeo si digo que estoy segura de que en el chino venderán coloretes mejores. Al final lo acabé tirando.

Clama al cielo que esta cosa se vendiera por 36 eurazos. Como el resto del maquillaje Tous sea igual, mejor que se sigan dedicando a las joyas. 

NOTA: 2 / 10

sábado, 7 de abril de 2018

Champú de miel y néctar de flor - Timotei


Este producto fue para mí uno de esos que te marcan. Era un champú nutritivo para cabello seco y dañado, de la veterana marca sueca Timotei. Formulado con miel y néctar de flor, prometía nutrir intensamente el pelo reseco.

Lo cumplía con creces: nutría hasta la exageración, sin dejar el cabello apelmazado ni grasiento. Es el champú más nutritivo que he utilizado hasta el día de hoy (y los he usado de todas las marcas e incluyendo profesionales de peluquería). No en vano, lo compré poco después de realizarme una decoloración que arruinó mi cabello, y con el tiempo consiguió recuperarlo y eliminar por completo la sequedad.

Con este champú, el pelo quedaba suavísimo e inmensamente nutrido; resultaba increíble mirarlo y tocarlo y pensar que hace nada había pasado por una decoloración bestia. Además, era ultra-cremoso y olía intensamente a miel. Era una verdadera gozada lavarse el cabello con este champú, por su textura y aroma. Y ya no digamos los resultados. 

Solo costó 2.40 euros, y creo recordar que llevaba bastante cantidad (400 ml o por ahí).

Por desgracia, hace años que ya no lo veo en ninguna perfumería. Timotei renovó sus productos y ahora los champús tienen otro diseño de envase, y esta variedad de miel y néctar de flor ya no existe. No he probado los nuevos y ojalá tengan algún champú tan increíble como éste, aunque soy pesimista...

Si se diera el milagro de volver a verlo en alguna tienda, no exagero si digo que compraría todos los botes que tuvieran. Lo echo de menos enormemente.

NOTA: 10 / 10

miércoles, 4 de abril de 2018

Primer pedido online a Sephora: mi experiencia


Conté aquí y aquí que me había enamorado del Cosmic Gloss de la marca Fenty Beauty by Rihanna en el tono Plutonic Relationship. Llevaba detrás de él desde que salió esa colección limitada (Galaxy), en octubre.

La semana pasada fui a comprarlo y resulta que ya habían retirado la colección Galaxy de las tiendas Sephora -justo esa semana-. ¡Menudo chasco me llevé!. La culpa fue mía por tardar tanto en comprarlo, teniendo en cuenta que era producto de edición limitada. Por suerte aún lo vendían en la web. No me emociona comprar por Internet y prefiero infinitamente hacerlo in situ, pero en esta ocasión no me quedaba más remedio si quería tener este gloss. Y había pasado siete meses tras él... Así que hice el pedido online. Eso sí: me negaba en rotundo a pagar 6 euros más por él, antes prefería no comprarlo. Así que sumé otra cosa para llegar a los 30 euros y que los gastos de envío fueran gratis. Aparte del Cosmic Gloss, me hice con otro producto al que había echado el ojo hace tiempo: el mítico Benetint de Benefit.

Me puse a leer opiniones sobre los pedidos online a Sephora y varias coinciden en que el envío tarda lo suyo, aunque Sephora asegure que son 3-4 días laborables. No pocas mujeres dicen que han tardado hasta 8 días -y más- en recibir su paquete. Al parecer, todos los envíos salen de Francia y primero tienen que llegar a España, a la empresa de transporte (Celeritas) y de ahí al cliente. Así que opté por temer lo peor y asumir que mi pedido tardaría "un poquito".

El pedido lo realicé el miércoles 28 de marzo por la tarde. El 29 era Jueves Santo y el 30 Viernes Santo, y había que sumar el sábado y el domingo. Y el lunes 2 de abril también fue festivo. Vamos; que se juntaron tres días festivos + fin de semana. Entre eso y las opiniones que leí, no esperaba el paquete hasta mínimo finales de esta semana. Y para mi enorme sorpresa, ayer martes 3 de abril lo recibí. Habiéndolo pedido el 28 de marzo y descontando los tres festivos y el fin de semana, no ha tardado nada. Como venía de Francia no le afectaron nuestros festivos, o no sé si es que Sephora o Celeritas envían igualmente, aunque haya festividad.

Negativo: las tres muestras que supuestamente me enviaban con el pedido, han debido vaporizarse durante el viaje porque yo no tengo ni una. Pero bueno, da igual. Lo importante es la increíble rapidez con la que he recibido el paquete teniendo en cuenta tanto festivo, así que estoy contentísima con esta primera compra online en Sephora y aunque prefiera comprar en tienda física, no descartaría repetir. Muchas gracias a Sephora y a Celeritas.

Foto de ambos productos, mas otros que también he adquirido durante esta Semana Santa. Ya los iré comentando pero adelanto que excepto los de Sephora que son los caros, el resto los he adquirido a precios chollazo (10 euros todos, cuando eso es lo que cuesta solamente la paleta). Como siempre aconsejo a la hora de comprar cosmética: explorar varias tiendas, comparar precios y saber comprar.

Tinte para labios y mejillas Benetint de Benefit, brillo labial Cosmic Gloss de Fenty Beauty, labial Color Riche Extraordinaire de L´Oreal, esmalte de uñas Color Riche de L´Oreal, esmalte de uñas Color Show de Maybelline, paleta de coloretes Master Blush de Maybelline y lápiz de ojos violeta HIP de L´Oreal.

lunes, 2 de abril de 2018

Corrector Fit Me - Maybelline New York

Hasta que descubrí este corrector era fiel al tarrito Camouflage Cream de Catrice, que mira que me volvía loca.... pero para mi sorpresa, el de Maybelline me gusta incluso más.

Lo mejor es que ha supuesto mi reconciliación con los correctores líquidosSiempre preferí los sólidos en tarro o barrita pero Fit Me me ha enamorado. Hacía años que no usaba corrector líquido y el último fue el Double Wear de Estée Lauder: pese a que prefiriera los sólidos, la verdad es que me fue de lujo... y gracias a este re-descubrimiento de los correctores líquidos, no descartaría volver a comprarlo.

El superventas Fit Me se ha convertido en icono internacional para las devotas del maquillaje (no me extraña). Hay quien lo compara e iguala con correctores de firmas como NARS, no pocos maquilladores en cine y televisión lo utilizan, y la opinión general coincide en que es un corrector extraordinario y sobre todo teniendo en cuenta su precio de risa.

En mi caso, mira que he tenido mil productos de mi querida Maybelline en años y años, pero es la primera vez que utilizo corrector de esta marca. Y menudo estreno...

Fit Me promete una cobertura natural que cubre las imperfecciones y aporta luminosidad. Se adapta a la piel gracias a su fórmula con base transparente y posee una textura ultra-ligera no grasa que deja respirar la piel y atenúa los signos de fatiga. 

Está feo que yo lo diga pero para mi inmensa suerte mi piel carece de imperfecciones y tampoco tengo nunca ojeras: no necesito usar bases ni correctores y puedo permitirme despertar y salir de casa con el cutis lavado sin gota de maquillaje, y muchas veces me aplico las bases solas sin corrector (de hecho, hasta hace pocos años nunca había usado uno). Por todo ello, debido a mi piel no soy exigente ni con las bases ni con los correctores, aunque como buena friki perfeccionista del maquillaje me gustan esos correctores con cobertura total que te dejan el cutis como con Photoshop, idéntico a los de las revistas y películas. Así me actuaba el Camouflage Cream de Catrice. Y el de Maybelline, pese a que promete cobertura natural y media a mí me actúa como corrector de cobertura casi total.

Lo que más me gusta es lo tremendamente luminoso que es, como un chute de luz pura al rostro. Queda muy radiante y fresco, sublima la tez. Y yo no es que tenga que cubrir nada pero diría que su cobertura es bastante alta: quizá a mujeres con ojeras marcadas y otras imperfecciones se les quede corto, no lo sé, pero en casos como el mío el resultado de Fit Me es ESPECTACULARLo utilizo como sublimador / iluminador previo a la base de maquillaje, en diversas zonas del rostro. Es cremoso y se trabaja y extiende de maravilla, y no desaparece con el paso de las horas. En eso de marcar líneas o arruguitas no puedo opinar porque no las tengo.

Mi tono es el 15 -el segundo más claro- y se me adapta como un guante. Ni marcas ni efecto mapache, nada de nada: totalmente invisible, se funde al completo con mi piel. Lo combino con mi adorada base Xperience de Max Factor en el tono Beige Linen.

Contiene 6.8 ml y solamente cuesta 4.95 euros. En algunas perfumerías ronda los 6 euros (y 8.65 en El Corte Inglés: sin comentarios), pero yo lo compré al primer precio en Druni. Repetiría sin dudarlo.

El estilizado y elegante envase ha ido cambiando de diseño con el tiempo o según el país: el mío es el de las fotos primera y última -tapa completamente negra y las letras de Fit Me en el cuerpo del envase-.

NOTA: 10 / 10

miércoles, 28 de marzo de 2018

Aceite Extraordinario Elvive para cabello fino (spray) - L´Oreal Paris

L´Oreal me suele ir de sobresaliente tanto en maquillaje como en cremas faciales / corporales y productos para el cabello. Pero alguna decepción encuentro muy de vez en cuándo, y madre mía, vaya dos últimas pestes capilares que he usado de L´Oreal: este asqueroso champú, y el siguiente "aceite".

Hace tiempo tuve el Aceite Extraordinario pero el normal; el que es textura en aceite (foto abajo del todo). Y me fue bastante bien. Pero recientemente compré el formato spray con la tapa morada, y diossssssss: "igualito".

Dicho spray es especial para cabellos finos, y al igual que el aceite normal, promete sublimar y nutrir la melena y aportarle brillo fabuloso sin apelmazar y de forma ligera, sin dejar efecto graso. Protege de las agresiones externas y disciplina el cabello.

En mi caso, aparte de no notar nada en parámetros de "sublimación" o nutrición y dejar un brillo bastante modesto comparado con el que me dejan otros aceites de acabado (Orofluido de Revlon: te amo), la guinda fue que me resecaba el pelo un montón. Este producto es alcohol puro, y no solo porque apesta a alcohol, sino porque lees los ingredientes y ejem ejem. Mira que moderaba la cantidad, y nada: el resultado era horrendo siempre. Pelo reseco reseco, cuando el mío no acusa nada de sequedad debido a suerte/genética y a que lo ahogo en mascarillas y aceites. A las pocas aplicaciones tiré el frasco a la basura. Estaba prácticamente lleno, pero no podía soportar ese "resultado" un solo día más.

Contiene 100 ml y cuesta 8 euros. TIMO, cuando al mismo precio los consigues profesionales como el mítico Sealed Ends de Bonacure que me cuesta 10 euros en Druni, o este fabuloso aceite que compro en tienda de peluquería por 6 euros.

"Lo bueno" es que no pagué esos 8 euros, sino que vino de regalo en un pack promocional que incluía este aceite y el champú que mencioné al principio. Comprados individualmente el aceite cuesta 8 euros y el champú 6, y salieron ambos por 6 euros. El problema es que si al menos uno me hubiera ido bien... pero no: los dos acabaron en la basura estando llenos, así que fueron 6 euros desperdiciados.

Menudas dos "alegrías" de productos. Casualmente ahora estoy usando otro champú de L´Oreal que sí me va genial: lo comentaré en breve.

Reitero: el que merece la pena es el Aceite Extraordinario normal, de textura aceite. Pero el spray es una santísima porquería.

NOTA: 0 / 10
Éste es el bueno, el aceite-aceite: