domingo, 19 de noviembre de 2017

Maquillajes con la paleta Naked 3 de Urban Decay


Naked 3 de la fantástica marca californiana Urban Decay: desde que la tengo (hará ya entre cuatro y cinco añazos) es mi paleta favorita de sombras de ojos. La reseñé aquí. 

Como fanática que soy del rosa en el maquillaje, este producto me parece imprescindible. Sus preciosas y elegantísimas sombras resultan 100% ponibles y versátiles a cualquier hora y en cualquier situación, y si se tiene habilidad con los ahumados se consiguen unos maquillajes espectaculares con ella. Y tal y como puede verse en las fotos, también podemos optar por sombreados en tonos caramelo, tierra, dorados, grises... no limitándose a la gama del rosado. Otro punto es que al ser el rosa un tono frío, esta paleta queda de maravilla a juego con mi cabello negro azulado.

Si no se quieren pagar los 52 euros que cuesta, puede optarse por una versión económica como por ejemplo la Blushed Nudes de Maybelline: comentada aquí. No es igual ni de lejos pero sí son tonos parecidos y también es una paleta preciosa, y cuesta 43 euros menos. Tengo ambas y las uso sin parar.

Dejo ejemplos de maquillajes realizados con este amor de producto. Felicito a estas chicas por la maña que tienen, y deseo a todas las mujeres que poseen la Naked 3 que la estén disfrutando y sacando tanto partido como yo. No es barata pero es imposible amortizarla más. Y mira que la uso, y cinco años después parece recién comprada. Miedo me da lo que tardaré en terminar todas las sombras, pero yo más feliz imposible.

miércoles, 15 de noviembre de 2017

Desodorante Algodón (roll-on) - Rexona


Me gustan mucho los desodorantes Rexona: para mí son los mejores. Aunque no me cierro a probar otras marcas. 

La semana pasada terminé éste, de la colección Algodón. Como todos los Rexona, ofrece máxima eficacia y protección y es anti-transpirante. Es suave, delicado y fresco, a lo cual ayuda su fragancia neutra olor a limpio con ligerísimas notas florales -imperceptibles-, siendo por tanto un desodorante básico en el sentido de que no es de esos perfumados con aromas golosos o exóticos, como el anterior Rexona que tuve (Tropical; comentado aquí).

Al igual que ese, el de Algodón también posee tecnología MotionSense: según Rexona, la eficacia del producto se activa con el movimiento corporal ("cuanto más te mueves, más te protege") -quisiera verlo después de una sesión de deporte de las mías-. No me creo esas monsergas publicitarias (igual que lo de "48 horas"), por no decir que me da la risa pero bien. Aunque dejando de lado los nombres chorras y super científicos y atrayentes para que el cliente pique, lo importante es que cumple su promesa y es eficaz en el tema anti-olores y sudoración.

Solo escribo "eficaz" y no "totalmente eficaz", porque me dió la impresión de que el anterior Rexona que tuve era mejor. El de Algodón estuvo bien, pero para ser un Rexona se me quedaba un poco corto. Aparte, prefería el olor del Tropical. No es que el Algodón huela mal ni mucho menos (más bien: no huele a nada), pero la sutil fragancia afrutada del otro me gustó más. Y qué demonios: su envase rosa, también.

Es formato roll-on y contiene 50 ml que cunden un montón: al igual que el otro, me ha durado cerca de seis meses. Su precio varía entre 1.80 y 2 euros y poco, dependiendo de dónde se compre.

No repetiré. Para ser Rexona me ha parecido un desodorante normalito, y ya digo que me gustó más el Tropical.

NOTA: 6.5 / 10

lunes, 13 de noviembre de 2017

¡¡Sorpresón en un bazar chino!!


Jamás uso maquillaje del chino: caí de adolescente con alguna cosita (como el 98% de mujeres) pero enseguida lo dejé y seguí con marcas de perfumería. Calidad aparte, considero tontería monumental comprar maquillaje en estas tiendas, cuando si se sabe buscar, por un poquito más e incluso mismos precios tenemos cosméticos en marcas buenas.

Dicho esto, el sábado fui a un hiper-bazar para mirar baúles de plástico. Y decidí cotillear en la sección de maquillaje por pura tontería.

Cuál fue mi sorpresa, cuando entre tanto maquillaje que no querría ni regalado, encontré una cestita llena de bases de Max Factor. Y resultó ser la fabulosa Xperience. Ya la tuve: la comenté aquí. Amor absoluto profesaba por ella; se me cayó el mundo cuando la dejaron de vender.

¿¿Max Factor en un chino?? pensé que serían falsas. Pero abrí un envase y me eché producto en la mano, y la textura y característico olor floral que tenía esta base eran idénticos. Analicé cada detalle del envase, el número de lote lo busqué en Internet, y llevé la mano manchada durante rato largo para ver si me producía reacción o algo raro. Nada apuntaba a que fuera imitación, y no es por vacilar pero yo las falsificaciones en maquillaje las cazo al vuelo por curradas que estén. Además; las marcas que falsifican son las más caras como Chanel, Dior, MAC, etc, pero no les merece la pena falsificar marcas que de por sí son económicas. He visto infinidad de imitaciones de alta cosmética pero no me consta que falsifiquen marcas medias como Max Factor. De todos modos, revisé el producto al milímetro.


Total: que ni era falsa ni estaba estropeada. La que abrí no olía mal, ni se notaba nada raro en la crema, ni estaban expuestas a pleno sol -a ver si algunas perfumerías toman nota de esto-. Y Xperience carece de aceites, lo cual evita que se estropee como las bases que sí los llevan. También me cuidé de llevarme una que tuviera el tapón bien precintado, aunque creo recordar que todas estaban así. 

Supongo que de alguna forma coincidirían de proveedor o almacén, y de ahí a tener estos sobrantes en el bazar. Al igual que en la mayoría de chinos ves productos que de toda la vida se venden en perfumerías y supermercados: marcas como Tulipán Negro, Fructis, Sanex, Nelly, Rexona, Natural Honey, etc etc. Aunque yo siempre compro en los otros sitios. Los bazares chinos en mi caso: para gomas del pelo, folios y poco más.

El colofón: resulta que todos los envases eran del tono que usé cuando la tuve: 50 Beige Linen. Y el precio: ¡¡¡3.30 euros!!!. La anterior vez me costó 11 (rebajado). 

Si este maquillaje siguiera a la venta en perfumerías físicas, hubiera preferido pagar más y comprarlo allí antes que en un chino por no fiarme, pero al ser producto descatalogado pues es lo que hay. Y ya digo que hasta que no tuve la certeza de que no era imitación, no fui a la caja.

Es que ni a propósito: uno de mis maquillajes preferidos de todos los tiempos, retirado hace años, y justo el color que usaba. Y por 3 míseros euros. Ya veremos si no vuelvo y me llevo otro envase. La pena es que a mi base actual le quedan meses para acabarla y hasta entonces no empezaré a usar la Xperience. Pero bueno, me dejo el envase guardado y precintado. O la abriré e iré alternando las dos.

¡Menudas alegrías cosméticas en la misma semana!: primero recibo gratis en casa un lote de productos profesionales para cabello (comentado en la entrada anterior), y dos días después, ésto. Vaya golpe de suerte.

Moraleja: no volver a despreciar la sección de maquillaje en un chino, ya que el día menos pensado... sorpresa.

EDITO para mencionar que usé la base en todo el rostro, y ya sí corroboro que es auténtica. Es exactamente igual que cuando la compraba en perfumería. Y madre mía cómo deja el cutis.... AMO esta base. Como ya la he abierto, la iré alternando con la otra que tengo. Y ya volví a este chino y compré otro envase, por lo que tengo base de maquillaje para siglos.

jueves, 9 de noviembre de 2017

Redención con Nelly


Hace nada comenté el destrozo antológico que a mi cabello le había ocasionado el uso de este decolorante (por no mencionar que por su culpa he pasado de pelo por encima del pecho a melenita por los hombros). Pero bueno: el daño ya se hizo y paso de pensar en ello, que bastante hecha polvo estuve.

Jamás me había pasado algo así con un cosmético, así que les escribí para que estuvieran al tanto de lo que su producto me había hecho. Me pusieron en contacto con el Departamento de Calidad de la marca: me llamó por teléfono una empleada muy amable y atenta y estuvimos hablando un buen rato del asunto. Me pidió disculpas en nombre de la empresa e insistió en que querían ofrecerme alguna solución o compensación, como por ejemplo enviarme gratis a casa algún producto. Me contó que aparte de Nelly, orientada al sector doméstico, su laboratorio también fabrica una marca profesional para peluqueros muy buena y que me podrían mandar algo específico para pelo dañado y así contribuir a reparar mi cabello. Respondí que de acuerdo. Qué menos.

Y alucina: esta llamada se realizó anteayer ¡¡y hoy he recibido el paquete!! ¡Y QUÉ PAQUETE!: pensé que mandarían una o dos cosas, pero no. 

Un champú, una mascarilla enorme, cuatro sobres grandes del mismo champú y de otra mascarilla, un tratamiento intensivo reconstructor y otro tratamiento 11 en 1 que tiene pinta de ser como el Uniq One de Revlon. La marca es Yunsey (no la conocía). También venía una caja del tinte negro azulado Nelly que tanto me gusta. A medida que los vaya usando iré comentando cada producto -menos el tinte, que ya está reseñado-.

Sinceramente: por muy mal que estuve cuando lo del pelo, después de recibir todo esto me falta dar saltos de alegría. Se han portado que no veas; a esto se le llama profesionalidad e implicación con el cliente. Mil gracias, Nelly.

miércoles, 8 de noviembre de 2017

Protector labial con macadamia y karité - Mildeen


Ya era hora: hacía siglos que no tenía un bálsamo labial que me gustara. De los últimos que había usado (comentados en el blog) no me convenció ninguno. Liposan, Nivea, Cien... hasta que llegó el que paso a comentar.

Es de la alemana Mildeen, la cual se vende exclusivamente en supermercados Aldi. Tienen otra marca propia cosmética: Biocura. De la segunda he usado más productos, pero de Mildeen solo había probado el agua micelar (y me encanta). Por eso me animé con sus bálsamos labiales. Y menudo acierto.

Es un protector con macadamia y manteca de karité. También contiene vitamina E, y FPS 6. Promete nutrición intensa para unos labios cuidados y suaves como la seda, gracias al aceite de nuez de macadamia y al karité. Sumando un conjunto de filtros UVA/UVB que protegen la delicada piel labial de los nocivos rayos UV. 

No miente en nada: NUTRE UNA BURRADAA falta de acordarme de otro, es el bálsamo labial más nutritivo / hidratante que he usado hasta el momento. Deja los labios humectados e hiper-nutridos hasta la exageración: como si los hubiéramos mojado, con la salvedad de que dicha sensación permanece, no como cuando los humedecemos con saliva y al minuto vuelven a estar como antes. Es una auténtica pasada lo que hidrata este producto. Los labios quedan perfectos, suaves y con cero sequedad durante largo tiempo.

Para colmo, huele de maravilla: me recuerda a una mezcla entre macadamia y café. No soy nada cafetera, pero tiene un olorcito que mmmmmmm. 

El colofón para tan sensacional producto, es que vienen tres barras en un pack por ¡¡1.99 euros!!. Regalado. Tres bálsamos tan tremendos, con 4.8 gramos cada uno (ahí es nada), y a ese precio... madre mía. Aplausos para Mildeen. Encima de que funciona tan bien, aquí tengo bálsamo para rato, teniendo en cuenta que uno me dura muchos meses.

LIDL, en su marca Cien vende también packs con tres bálsamos labiales y al mismo precio, pero tuve uno, y en calidad ni se compara a éste de Mildeen.

NOTA: 10 / 10

viernes, 3 de noviembre de 2017

Decolorante Creme Intense - Nelly

Cada mucho tiempo me da el venazo del cambio de look y sucumbo a aclarar mi cabello: error descomunal ya que como el negro negrísimo no me queda ninguno, y ante todo que aclarar mi amado negro azulado supone por narices decolorar. Y es hacerlo y enseguida echar de menos el negro y volver a teñir de ese color, habiendo decolorado para nada: gasto de dinero inútil y estúpido, y de regalo, pelo estropeado. No se puede ser más subnormal.

Última vez que caí: el jueves de la semana pasada. He usado muchísimas veces el tinte negro azulado de Nelly y va fenomenal; por eso confié en que el decolorante iría igual de bien. Craso error. 

Decolora una burrada: en potencia de aclarado creo que es el mejor decolorante que he usado. El pelo teñido de negro es con diferencia el que más cuesta aclarar, pero al muy poco de aplicar este producto ya lo tenía amarillo Piolín. En ese sentido me puse loca de contenta y ya me visualizaba con tinte doradito... hasta que lavé y vi el resultado. No me extraña que aclare tantísimo; a saber lo que lleva entre sus componentes ¿ácido sulfúrico? ¿gas del miedo? ahora ya me lo tomo de forma distendida, pero el bajonazo que tuve no se lo deseo a nadie.

El pelo se me destrozó como JAMÁS me lo había destrozado ningún decolorante. El récord lo tenía éste de la marca ColorCrem, que me lo dejó "bonito" también.... pero aunque me siga pareciendo increíble, ese nivel de daño ha sido superado y de largo. Que hablamos de decolorar y ya sabía que algo se iba a estropear, pero no TANTO.


Mi cabello quedó COMPLETAMENTE EXTERMINADO: hiper-quemadísimo y chicloso, ya no era pelo sino una madeja asquerosa de nudos estropajosos e hinchados y no solo en medios y puntas, sino desde la misma raíz!!!!. Se debilitó y se rompía a manojos, y no podía peinarme porque si lo hacía me dejaba la melena en el peine. Tanto la textura como el aspecto eran nefastos; el "pelo" estaba absolutamente chamuscado y muerto y me daba grima verlo y tocarlo. Entre eso y no peinarlo no podía llevarlo suelto y para disimular tenía que recogerlo de mala manera en un moño, y sin apretar nada la goma por miedo a que se cayera a mechones. 

De tenerlo super cuidado, negro azulado precioso con un brillazo que cegaba, fuerte, suavísimo, liso, nutrido, que lo lavaba y luego no hacía falta ni peinar porque se desenredaba solo, y en definitiva sin ningún tipo de problema, a pasar a tenerlo así..... no recuerdo si llegué a llorar. Desde luego, hubiera sido lo normal.

Llevo decolorándome 17 años tanto yo sola como en peluquerías -lo conté aquí-, le tengo máximo respeto a la decoloración y "algo" de experiencia y saber hacer tengo: no soy la típica que se decolora sin tener ni idea. En tal supuesto la culpa habría sido 100% mía, pero al no ser el caso -mi pelo estaba en perfecto estado, respeté los tiempos, etc-, solo puedo afirmar que este decolorante está muy lejos de ser un producto de calidad (diciéndolo suave).

NO HAY DERECHO a que si tú te sabes decolorar y lo has hecho infinitas veces y otros decolorantes no te machacan el cabello ni la mitad, llegue este producto y te lo deje que te cuesta no llorar hasta que te estallen los lagrimales. Es que no podéis imaginar cómo me dejó el "pelo"cualquier descripción se queda corta. Igualito que por ejemplo el genial decolorante Olia de Garnier que no me quema ni estropea nada. Pero quise probar el de Nelly y maldita la hora. Mi pobre pelo, ríete de Firestorm (lo dicho: hay que "intentar" tomárselo con humor).


Ya veremos qué hago al final, pues estoy pensando muy seriamente en no volver a comprar nada de esta marcaMe da pena inmensa porque su tinte negro azulado va de fábula y encima solo me cuesta 2.50 euros, pero lo que me ha hecho este decolorante no se lo perdono a Nelly JAMÁS. Aparte del TERROR que pasé viendo ese "pelo" y pensando que me quedaba calva o rapada, suma los productos que he tenido que comprar para arreglar la catástrofe, y eso por no mencionar el daño moral por haberme tenido que deshacer de mi melena (estuve FATAL). Hay que vivirlo para entenderlo.

Que esa es otra: había que cortar por narices, y no poco. Otras veces que he decolorado, como no quedaba ni la mitad de machacado ni siquiera hacía falta cortar o a lo sumo cortaba unos 3 centímetros... pero con este decolorante mi cabello quedó tan asesinado, que milagros a Lourdes. 

Resultado => he pasado del largo de la foto izquierda a media melenita como en la derecha. GRACIAS, NELLY.

Eso sí: viendo cómo tenía el "pelo", bastante largo ha quedado en comparación con lo que pensé que tendría que cortar (me veía rapada al cero). Por suerte, bastó con cortar hasta ahí. 

Que me queda bien -pero no voy a mentir: me gustaba más antes-: sí. Que eliminar todo lo quemado era lo mejor que podía hacerle a mi cabello: rotundamente sí. Pero que no entraba en mis planes cortarlo y me lo estaba dejando largo: también. El daño ya se hizo y ahora ya me da igual, pero cuando lo corté, ME QUERÍA MORIR. 


LO LLEGO A SABER, Y SE DECOLORA SU SANTA MADRE. Claro que aquí la culpa no fue de Nelly, sino mía por abandonar mi amadísimo negro azulado.

Sí lloro de alegría por lo siguiente: he tardado una semana en reparar mi cabello. La mayoría de mujeres con pelo quemadísimo tardan siglos hasta conseguir recuperarlo, pero yo con eso siempre he tenido una suerte brutal y se me suele poner bien casi enseguida. Y no te digo: es que si no mejora tras cortar todo eso, no sé cómo habría podido mejorar. Especialmente infinitas gracias a este MILAGRO: segunda vez que lo compro y nuevamente mi pelo le debe la vida. También estoy usando aceite de coco, manteca de karité, el Orofluido de Revlon, la crema de arce y almendra de Original Remedies, y el champú y la mascarilla Aceite Extraordinario con aceite de coco de Elvive. Seguramente vuelva a comprar el fabuloso Sealed Ends de Bonacure.

Una semana y un día después del exterminio, mi cabello vuelve a estar suave, ha recuperado la textura y las puntas han vuelto a ser puntas, se siente nutrido, ha perdido el tacto chicloso y estropajoso, no se rompe ni se cae y vuelvo a peinarlo sin problemas. Todavía mejorará más (tiene que recuperar más brillo y nutrición), pero salvo el corte ya está casi igual que antes de decolorar. ¡Y en una semana!. Pero reitero: me ha salido bien caro. 

Ahora mi prioridad es volver a tenerlo largo. Me he puesto todavía más a tope con la buena alimentación y ya he empezado a incrementar el consumo de alimentos ricos en biotina, hierro, zinc, proteínas, etc. También estoy tomando levadura de cerveza, y no descarto comprar un suplemento de biotina -aunque comiendo muy bien no debería hacer falta-. 

Tras la "experiencia religiosa": muerta de miedo creyendo que esta vez sí tendría que cortarlo a lo chico, y sobre todo la super depresión por haberlo tenido que cortar cortito cuando estaba dejándolo largo, AHORA SÍ QUE NO VUELVO A DECOLORAR JAMÁS. En ese sentido hasta tendría que darle las gracias al producto. Aparte: que el negro azulado me gusta demasiado, narices.

Como siempre digo: si se evita decolorar mejor que mejor, pero quienes optéis por hacerlo, por favor comprad decolorante de calidad. Aunque esto es como todo en cosmética, y habrá a quien le vaya fenomenal el de Nelly. Pero habiendo decolorantes como el Olia o los profesionales, yo no me la jugaba.

NOTA: 0 / 10
EDITO PARA MENCIONAR ESTA ALEGRÍA QUE ME HA DADO NELLY, EN RELACIÓN A LO COMENTADO.

Envase antiguo (no lo he probado, usé la versión nueva de arriba del todo)

miércoles, 1 de noviembre de 2017

Esmalte de uñas Magnetic ("Purple") - KIKO


Magnetic Nail Lacquer fue una edición limitada de KIKO cuyos esmaltes se caracterizaban por aportar un efecto magnético para nail-art, pudiendo crear -con un imán especial- efectos y líneas encima de la pintura gracias al efecto magnético del propio esmalte, en conjunción con el imán.

No me gusta el nail-art y los dibujitos en las uñas. Admito que hay mujeres que se hacen obras de arte pero yo prefiero mil veces las uñas pintadas con un único color. Por eso compré este esmalte sin vistas a usar su "poder magnético" sino para darme el color a lo tradicional, sin dibujitos. Así que no puedo opinar respecto a esa función.

La calidad es muy buena: excelente cobertura, pinta muy bien y dura mucho en las uñas. Estos esmaltes antiguos de KIKO eran mil veces mejores que los actuales, en mi opinión.

Pero no me gustaba nada el color. 704 "Purple" engaña muchísimo tanto en fotos de Internet como el frasco en persona: siendo fanática de los morados y violetas en uñas lo compré ilusionada pensando que sería un morado oscuro chulo, pero puesto quedaba un morado super apagado, sin vida, muy tristón y soso. Y brillo tenía el justo -por no decir inexistente-. Habrá a quien le guste el tono, pero a mí me resultaba anti-favorecedor y feo. En manos muy blancas puede que quede bien, pero en manos morenas resaltaba cero. Los esmaltes oscuros no tienen por qué estar exentos de viveza e intensidad del color, y éste no era más soso porque era imposible. No favorecía nada.

No lo había usado ni tres veces, y la semana pasada lo regalé.

Contiene 11 ml y su precio era de 3 - 2.50 euros cuando lo lanzaron, pero yo lo adquirí hace meses en una tienda KIKO como producto liquidado, y solo costó un euro. No mereció la pena.

NOTA: 2 / 10

 Reitero que a mí ni de broma me quedaba como en estas fotos. Tal vez sea la cámara, la luz, que luego le aplicaban capa de brillo... ni idea.

lunes, 30 de octubre de 2017

Eyeliner en gel Intenza - L´ Oreal Paris


Tras una "super racha" con delineadores negros normalitos o directamente abominables, decidí dejar de hacer la subnormal y volver a los brazos del que nunca me falla: el eyeliner en gel de Maybelline. Pero al final compré el de L´Oreal

Con el de Maybelline he repetido dos o tres veces y me funciona tan bien que tenía ganas de probar el de su hermana mayor, pensando que sería igual o incluso mejor. Y no me equivoqué.

Se llama Intenza. Asegura pigmentación increíble y trazo negro intenso que dura hasta 24 horas. La presentación en dorado es muy elegante, tanto la caja como el tarrito. Y al igual que el de Maybelline, regala el pincel y así no hace falta comprarlo aparte, como sí sucede por ejemplo con el eyeliner en gel de Bobbi Brown (otro que es "poco" tremendo).

No recuerdo un solo producto de maquillaje L´Oreal que me haya salido malo, y este delineador no ha sido una excepción: es MAGNÍFICO. 


Con Intenza obtengo una raya hiper-negrísima y 100% definida y precisa. Posee una textura suave, cremosa, deslizante: da gusto maquillar con él. La duración es descomunal, manteniéndose la línea como recién puesta hasta que desmaquillo, pasen las horas que pasen. Una de las más recientes veces que me lo apliqué fue a las 18:00 horas, y a las 02:35 cuando me fui a desmaquillar seguía intacto. Incluyendo la línea de agua: aquí se había esfumado un poquito, pero casi nada. Ya es milagro para mí encontrar un producto con el que la raya en la línea de agua me dure más de media hora... Otro puntazo es que pese a su enorme fijación, se limpia en un abrir y cerrar de ojos.

A efectos de eyeliner ya digo que es igual que el de Maybelline o el de Bobbi. Lo que me sorprendió fue el pincel: el que regala Maybelline ya era bueno, y el de L´Oreal es todavía mejor. No sé si se deberá a la forma, al pelito o a qué, pero pinta de pura fábula. Es suavísimo y aporta una precisión y facilidad de uso alucinantes, permitiendo realizar líneas desde muy finitas a más gruesas, y el rabillo es super fácil de hacer. Es un auténtico gusto maquillar con este pincel.

Junto al de Maybelline y el de Bobbi Brown, se ha convertido en mi eyeliner en gel preferido. Repetiré seguro.

Contiene 2.8 gramos y costó 7.95 euros. Teniendo en cuenta su extraordinario resultado, que me va a durar sobre un año y que incluye ese pincel tan tremendo, lo considero regalado.

Por ponerle un defectillo: se me está gastando bastante más rápido que el gel de Maybelline, usándolos con la misma frecuencia -y no lo uso a diario-. Debe ser por la textura. La crema va bajando rapidito y si no toca ya el fondo del tarro poco le faltará, y solo lo tengo tres meses. A diferencia de los geles de Maybelline y Bobbi Brown, que cada tarro me duraba dos años perfectamente, estoy viendo que el de L´Oreal no me va a llegar al año. Pero me da igual: es un producto fabuloso, y un añazo para un delineador de ojos sigue siendo una duración genial (y más si te sale con estos resultados).

NOTA: 10 / 10

viernes, 27 de octubre de 2017

Gel de ducha & champú Monoi de Tahití - Yves Rocher

Dentro de Yves Rocher este producto pertenece a la gama Monoi de Tahití, en la que destaca el aceite de Monoi: uno de los productos best-seller de la marca francesa. A ver si un día me acuerdo y lo compro.

El Monoi es un aceite natural producido a partir de unas flores (tiaré) de la Polinesia francesa; isla de Tahití concretamente. Es muy hidratante e ideal para piel y cabello. Encima tiene fama de poseer un aroma fabuloso.

Yves Rocher nos ofrece esta línea compuesta de varios productos con Monoi. Yo solo he utilizado el gel para cuerpo y cabello, y ya digo que quiero probar el famoso aceite.

Es un 2 en 1: gel de ducha y champú, por lo que es muy práctico para viajes, gimnasio... No tiene parabenos ni siliconas y posee una base lavante muy suave y de origen vegetal. No es que tenga una concentración altísima de Monoi: solo un 0.3%. Eso sí: no sé cómo olerá el Monoi puro pero este gel huele genial. Una fragancia muy fresca, dulce y paradisíaca: su fama no es injustificada. El envase es una monada, y al ser estrechito es cómodo a la hora de manipularlo y llevarlo por ahí.

Está especialmente indicado para usar en verano después de la playa o piscina, aportando ese aroma tan tropical y exótico. Y con su fórmula especial elimina los últimos restos de arena y productos solares aunque esto me suena a publicidad estúpida de las buenas, dado que cualquier gel de ducha o champú hace eso. Y lo del uso en verano: yo lo usé igual en agosto que ahora mismo a finales de octubre. Puede utilizarse cuando se quiera.

Resultado: muy normalito. Como gel de ducha, pues uno más. Y la motivación de comprar este gel se va a la borda por lo siguiente: mientras te duchas huele de maravilla, pero una vez te secas la piel el olor a Monoi es inexistente. No perdura nada. Ya me dirás qué "éxito", cuando el gancho de este producto es su olor.

Como champú es el típico sin siliconas muy suave que se limita a limpiar y ya. Es un champú super básico. No esperemos ningún cuidado especial, y directamente la que tenga el pelo seco o estropeado que se abstenga de usarlo, pues se le va a quedar cortísimo e incluso puede llegar a resecar. No hidrata ni nutre absolutamente nada (espero que el famoso aceite sea más eficaz). Solo sirve si nuestro cabello está en perfecto estado y no precisa cuidados más intensos. A los hombres les irá bien, al igual que a niños y mujeres con pelo virgen. Pero si os plancháis, teñís etc etc, se queda muy corto. Y eso que yo ahora mismo no tengo el pelo estropeado ni seco, por lo que puedo permitirme usar este champú y me lo deja bien: limpio y suelto... pero aun así, prefiero mil veces otros. 

Y lo del chasco del olor en la piel, pues aquí lo mismo: tampoco se queda en el cabello.

Contiene 200 ml. Es poco pero me está cundiendo que no veas; también porque lo uso puntualmente, ya que reitero que prefiero otros champús. Aunque como gel de ducha sí lo estoy usando con frecuencia.

Resumiendo: cumple pero es muy normalito, y muy decepcionante que no perdure el olor. No merece la pena, salvo en todo caso como producto 2 en 1 para gimnasio y viajes (se vino conmigo cuando realicé el Camino de Santiago).

Cuesta 3.60 euros pero con los descuentos de la marca se queda en 1.95 e incluso algo menos. Muy bien de precio, pero es que a mí me salió gratis debido a un tarjetón de Yves Rocher donde lo regalaban al efectuar cualquier compra. Me encanta cuando Yves Rocher regala cosméticos y más cuando son tamaño venta: ya podrían hacerlo más a menudo en lugar de regalar tanto neceser cutre. 

NOTA: 5 / 10