domingo, 23 de julio de 2017

Sérum Repair Rescue (Sealed Ends) - Bonacure


Este mítico producto de la línea Hair Teraphy de Bonacure (gama profesional de Schwarzkopf) es todo un clásico en el mundo de la belleza: probablemente el sérum capilar más famoso y codiciado que existe. Hace años se llamaba "Fit Ends" pero acabaron cambiándolo por "Sealed Ends".

En mi caso es la segunda vez que lo compro: lo tuve hace unos años pero no me acordaba de su resultado, y como hace poco lo encontré a muy buen precio decidí probarlo otra vez, de nuevo debido a su grandísima fama.

Es un tratamiento profesional intensivo para cabellos dañados y sensibilizados, que promete reparar las puntas abiertas y estropeadas y evitar su aparición gracias a su tecnología Reversilane. Sella las puntas al instante y previene que vuelvan a aparecer, así como la rotura.

Si tenemos las puntas absolutamente masacradas y quemadísimas no esperemos milagros de este producto ni de ninguno por muy profesionales que sean. Hablando en plata: a un pelo así solo lo salva la tijera y el resto es tirar el dinero tontamente.


Pero si el daño no es extremo o si lo usamos como prevención, el Sealed Ends de Bonacure es una MARAVILLA ABSOLUTA, efectivo al 100%

ESTO SÍ es un sérum capilar, señores. Y desde luego, su fama está más que justificada.

Pule, sella y nutre las puntas que es una pasada y las deja con un aspecto magnífico. Ante todo destacaría lo tremendamente suaves que las deja. Y no es el típico sérum que actúa visualmente y ya está, sino que de verdad las puntas se notan mejoradas con los usos y ciertamente previene que se estropeen (siempre que cuidemos el cabello en todo lo demás: reitero que milagros a Lourdes, y si por ejemplo mañana lo decoloramos a lo bestia no esperemos que por llevar tiempo usando este producto evitaremos que el pelo se machaque).

Pero ya digo: si cuidamos el pelo desde todos los frentes y en caso de tener las puntas dañadas no se trata de algo gravísimo, este producto realmente se nota y a lo grande. Deja las puntas y el pelo PRECIOSOS, con un aspecto sanísimo. Y no engrasa ni apelmaza en absoluto y penetra enseguida en el cabello, no como esos sérums que son pringues enteramente. Huele super bien: es un olor delicado y suave pero dulzón al mismo tiempo.

No me extraña que sea un producto tan icónico, porque mira que es bueno el condenado. Si usas sérums de Pantene, Fructis y marcas así, y luego pruebas éste.... madre míaaaaaaa.



El cómodo y manejable tubo contiene 75 ml. Cunde varios meses aunque lo usemos a diario, ya que al estar tan concentrado y ser tan eficaz, basta con aplicar muy poca cantidad y yo solo lo pongo en las puntitas, no en todo el largo. Me lo aplico todos los días una o más veces. 

Exclusivo de peluquería, aunque en realidad puede adquirirse en tiendas de productos de peluquería e incluso en algunas perfumerías. Yo lo compré hará un par de meses en Druni.

Hace años solía rondar los 14-15 euros, pero ahora puede encontrarse en varios sitios por unos 10. A mí esta segunda vez me costó 9.95.

10 euros un sérum profesional de peluquería, de eficacia demostradísima y que nos va a durar mucho tiempo; cuando luego tenemos en el mercado sérums que no hacen nada por 6, 7, 8, 10 o 12 euros: a mí no me vuelven a timar. 

A partir de ahora repetiré con él siempre. Con permiso del Orofluido de Revlon, se ha convertido en mi sérum capilar favorito.

Soy asidua a utilizar champús y mascarillas de supermercado. Los he tenido de firmas profesionales como L´Oreal Professionnel, Voltage, Milk Shake, Darinter... y de farmacia como Klorane, pero generalmente noto poca o ninguna diferencia y mucho menos que compensen ese encarecimiento de precio. Tengo suerte y los de supermercado me van genial así que no siento que necesite más (y encima son más baratos). Pero en sérum capilar ahí sí reconozco que como los de peluquería no hay nada. Salvo alguna excepción como los de Llongueras que me parecen tremendos, en mi experiencia los sérums de supermercado no tienen nada que ver con los profesionales de peluquería. El Orofluido de Revlon, el Crystal Liquid de Intercosmo, el Sealed Ends.... brutales. 

NOTA: 10 / 10

miércoles, 19 de julio de 2017

Rotulador Super Fine Eyeliner Pen waterproof - Essence


Menuda racha llevo últimamente con los delineadores de ojos. Me lo tengo merecido por abandonar al que me va de 10 (el eyeliner en gel de Maybelline): llevaba dos tarros seguidos -los eyeliner en gel me duran dos años perfectamente- y por "aburrimiento" quise cambiar, y tiré el dinero con este horror, el cual no tardó en ir a la basura.

Después, en lugar de regresar al de Maybelline u otro eyeliner en gel, decidí dar una oportunidad a los rotuladores. El elegido fue de Essence y lo compré por este vídeo. La mujer consigue una raya negra perfecta, preciosa y super intensa, y yo pensé que iba a obtener el mismo resultado...

Es el Super Fine Eyeliner Pen en versión waterproof. La mujer del vídeo utiliza la versión normal pero yo compré la resistente al agua, por lo de la mayor duración.

Y una de dos: o la waterproof no tiene nada que ver con la versión normal, o mi rotulador estaba estropeado, usado o a saber. Porque mis resultados no tuvieron nada que ver con lo que aparece en ese vídeo.

En mi caso no pintaba NADA. Tenía que hacer malabares para conseguir que pintara "algo" de negro, y ni aun así. Era totalmente aguado y ya podías presionar, agitar y hacer de todo, que a lo sumo dejaba un débil rastro de "negro" (gris más bien). Era imposible conseguir una raya negra en condiciones: la dejaba irregular, en unas zonas pintaba poquito y en otras nada de nada. Un HORROR. Y de conseguir hacer un buen rabillo ya ni hablemos.

Para muestra, un botón: las líneas de arriba las hice con este rotulador, y las de abajo con un lápiz normal y corriente. Presionando y pintando de la misma forma.


Lo dicho: era agua, enteramente.

La punta es verdad que es muy fina y precisa, pero a ver de qué sirve eso si en lo importante, que es pintar, falla de esa manera. Siendo rotulador esperaba conseguir una raya negra ultra-intensa, a la altura de la que me dejan los eyeliner en gel. Y madre mía....

Y cuando raramente por fin conseguía pintar "algo" de negro, eso de waterproof no sería en el mío, porque se iba con mirarlo. Manchaba, se quedaba emborronado y no tenía fijación ninguna: pasabas el dedo y te lo llevabas. Claro está: lo poquísimo que había pintado...

Debido a esos resultados tan pobres terminó en la basura. No lo tuve ni una semana.

Costó 3.59 euros. Al menos no salió caro, pero hay que tener en cuenta que entre ese y el anterior delineador de Rimmel London que también tiré a la basura, los dos han sumado 10 euros perdidos: 10 euros con los que podría haber comprado el eyeliner en gel de Maybelline, o el de L´Oreal, etc etc. 

Essence es una marca cuyos productos me suelen ir fenomenal, y este rotulador pertenece a esas raras excepciones que no. De hecho, puedo afirmar que hasta el momento es con diferencia el peor producto que he usado de esta marca.

Hacía lo menos 12 años que no usaba rotulador, y menudo "reencuentro". Y por supuesto, ahora sí que no volveré a abandonar mis amados eyeliner en gel nunca más.

NOTA: 0 / 10


lunes, 17 de julio de 2017

Sombra de ojos Scandaleyes - Rimmel London

Llevo usando cosméticos Rimmel London desde que empecé a maquillarme (ha llovido), y salvo contadísimas excepciones todo me ha ido fenomenal. Al igual que otras como Maybelline, L´Oreal, Bourjois, Max Factor etc etc, me parece una firma con excelente relación calidad-precio. 

Dos de esos raros disgustos han sido precisamente los dos últimos productos que compré de la marca: este polvo y este horrible delineador de ojos. O debería decir los penúltimos, dado que después de esos he comprado dos cositas más de Rimmel London. Y no tienen nada que ver con esos horrores. Uno es un colorete que ya comentaré, y el otro esta sombra de ojos.

Prueba de que en una misma firma igual encuentras pestes que maravillas (sea Rimmel London o MAC, que será que no he tenido también decepciones con productos de marcazas).

Se trata de la sombra líquida Scandaleyes, caracterizada por su formato similar al de un brillo de labios con su aplicador en pincelito. Asegura resistencia al agua y duración de hasta 8 horas, así como tonos super intensos. Contiene 7 ml.


Cumple todo. El color es ultra-intenso, pigmenta de sobresaliente. Y la duración ídem: no la he probado a pelo pero sobre prebase de sombra de ojos me aguanta intacta como recién puesta todo el día, hasta que desmaquillo. ¿8 horas? las supera y con creces.

Pese a su tremenda fijación (enseguida se queda fija en el párpado) no es nada seca y tiene una textura muy confortable. El acabado es ligeramente satinado, precioso.

Mi tono es Berry Chrome: borgoña cobrizo. Una verdadera pasada de color, a lo cual ayuda su enorme intensidad y belleza del acabado. Cálido, exótico, impactante, elegantísimo, sensual e idóneo para cualquier ocasión y estilo de maquillaje. Favorece una burrada y ya ni te cuento sobre pieles doradas y a juego con cabello negro. Es un color de sombra de ojos que debería ser obligatorio en el neceser de cualquier morenaza.

Encantadísima me tiene, pues se consiguen unos maquillajes y ahumados espectaculares con ella (mención estrella para su mezcla con negro y dorados). Es un color al que lo dicho: le voy a sacar un partidazo brutal. 

Y el colofón a su calidad y soberbio resultado: su precio oficial en perfumerías ronda los 7 euros, pero me costó ¡¡¡1.50!!! en una tienda Dealz.

NOTA: 10 / 10

miércoles, 12 de julio de 2017

Contorno de ojos Q10 - Biocura


Esta reseña es especial para mí, dado que se trata de mi primera crema para el contorno de los ojos. Nunca antes había comprado ninguna y me he estrenado con ésta de la marca Biocura (fabricación alemana y venta en supermercados Aldi).

Que por cierto: hasta comprar este producto he pasado toda la vida aplicando en el contorno la misma crema hidratante que en el resto de la cara, lo cual dicen que nunca hay que hacer porque es "malísimo" y bla bla bla... y perdonen que me ría, pues llevo haciéndolo casi dos décadas y tengo el contorno de ojos que parece de anuncio. Una vez más, al igual que con las antiarrugas, las anticelulíticas y etc etc ME PARTO con las tretas de las empresas cosméticas para engatusarnos y colarnos productos porque sí. Y ellos a forrarse, mientras a nosotras nos toman por subnormales.

Ya he contado en otras entradas lo que opino sobre las cremas "anti-envejecimiento". Por ello me niego a gastar dinerales en cremitas: ya que me van a timar igualmente, pues prefiero que sea pagando dos duros.

El elegido ha sido el contorno de ojos en crema Q10. Posee un complejo anti-envejecimiento con péptidos, Mimox y coenzima Q10. Promete suavizar líneas de expresión y arrugas, e hidratar durante 24 horas. Tiene filtros UVA/UB que protegen del sol la delicada piel del área ocular, y tras una aplicación regular hidrata y suaviza la piel aportándole un aspecto más luminoso y relajado. Indicado para todo tipo de pieles, se aplica diariamente por la mañana y noche sobre rostro limpio, en la zona ocular, dando toquecitos suaves.

Lo compré a modo de prevención, y porque me parecía que ya era hora de empezar a utilizar este cosmético aunque solo fuera por probar la experiencia. Tengo la inmensa suerte de tener esa zona impoluta; nunca me salen ojeras y tampoco tengo bolsas ni arrugas ni nada. Pero no hay que dormirse en los laureles, y yo ya tengo una edad en la que hay que empezar con la prevención por narices. 

Llevo cuatro meses usándolo a diario pero no puedo puntuarlo en base a su función antiarrugas ni de suavizar líneas ni nada de eso, dado que a mí no me afecta actualmente. Sí puedo decir que es suave, agradable de aplicar y que ciertamente se siente la zona hidratada e incluso diría que se nota más luminosidad.

Contiene 15 ml y su irrisorio precio es 1.99 euros.

Estoy a punto de terminarlo y he vuelto a comprar otro contorno de ojos de Biocura, pero otra variedad: el Aqua. Habría repetido con el Q10, pero el Aqua tiene pinta de que va a ser muy fresco y por tanto ideal para esta época del año. Aparte, por ese precio pienso probar las tres variedades, y ya luego decidiré cuál me gusta más.

lunes, 10 de julio de 2017

Brillo de labios Super Gloss - KIKO

A ver si consigo escribir en castellano legible, dado que he dormido 4 horas por un examen importantísimo que acabo de hacer (los estudiantes de Derecho deberíamos exigir indemnizaciones por empollar esos tochazos). Ahora en cuanto coma voy a coger la cama como si fuera un imán de nevera.

Como siempre digo, con KIKO no tengo término medio: o sus productos me salen tremendos o para tirarlos al contenedor. El que paso a comentar fue por desgracia de los segundos.

Es el Super Gloss. Brillo de labios muy básico; no ofrece ninguna característica remarcable y todo lo que asegura entre sus "virtudes" es pura palabrería publicitaria. Promete altísima hidratación, brillo extra-intenso, color modulable, textura fluida no pegajosa, comodidad absoluta, versatilidad de poder aplicarlo solo o sobre barra de labios....  

El oro y el moro pero la realidad es que me pareció mediocre, al menos el color que yo tuve.

Fue el 118: rosa suave con matiz violeta y brillitos azules, rosas y plateados. Pese a esos reflejos quedaba un color muy discreto y bonito. Aunque le fallaba que era un poco purpurinoso y que el color no llegaba a cubrir bien. Era como aguado, flojo.

No noté nada especial: ni hidratación, ni brillo intenso ni nada de nada. Y la cobertura de color y pigmentación en mi opinión eran un tanto pobres, al igual que la duración en los labios, que eso ya era para llorar.


Y el colofón: al poco de tenerlo se me rompió (sin hacer yo nada). El soporte del aplicador que va por dentro de la tapa se "despegó" y se salió, con la incomodidad que suponía al ir a aplicarme el producto, ya que me quedaba con la tapa en la mano. Y no solo eso sino que también se rompió la propia tapa, quedando rajada. Reitero: sin hacer yo nada. Menuda calidad de envase...

Entre esto de la rotura y que como brillo labial no me emocionaba en absoluto, fue a la basura.


Contiene 6 ml. Su precio fijo creo que es de 4.90 euros, pero frecuentemente puede encontrarse abaratado en rebajas y promociones en las tiendas KIKO. En mi caso no llegó a 2 euros. Lo compré hace unos meses.

Por haber costado tan baratísimo no me dolió la pérdida, ya que como digo, no tardó en ir al cubo de la basura.

No nos dejemos engatusar por el supuesto "low-cost" de KIKO; que a veces acaba saliendo igual o más caro comprar ahí que en marcas mejores. Por 5 euros y por pocos euros más podemos encontrar brillos de labios mil veces mejores que éste, como los de L´Oreal, Maybelline y marcas similares.

NOTA: 1 / 10

sábado, 8 de julio de 2017

Colonias Monogotas (vainilla y coco) - Deliplus


Estas populares fragancias llevan años a la venta en Mercadona. También hay geles de ducha y lociones corporales con esos mismos olores, pero no he probado ninguno.

Fabricadas por laboratorios RNB, Monogotas son colonias frutales con aromas dulces y golosos. Hay de manzana, melón, pera, mora, fresa, mango, vainilla y coco. 

La de pera y la de fresa creo que las han retirado. Lo digo porque en la página de compra online de Mercadona ya no aparecen. Quizá sea cosa de la web y ambas sigan estando en las tiendas, aunque lo dudo pues esa página es 100% fiel y actualizada con respecto a lo que luego ves en el establecimiento. Pero lo dicho: todo es mirar. Aunque a mí no me afecta, pues son dos fragancias que no me llaman la atención.

Hace unos años sacaron de canela y de chocolate. No debieron venderse bien, ya que llevan tiempo retiradas. Y como digo; creo que se les han sumado la de pera y la de fresa.

Soy adicta a la de vainilla y a la de cocoSon las únicas Monogotas que he tenido, no he comprado otras variedades. Con ambas he repetido y no pocas veces, sobre todo con la de vainilla.


La de vainilla aporta un aroma muy sensual y profundo pero también suave y elegante. No me resulta nada empalagoso, fuerte o cargante; aunque por supuesto, influye que jamás hay que echarse medio frasco como hace mucha gente. Me encanta en cualquier época del año, aunque por su calidez me gusta especialmente usarla en otoño-invierno pero por supuesto no hago ascos a usarla en primavera y verano. Respecto al aroma hay quienes dicen que les huele a galleta, a gofre... no lo sé, pero a mí ya digo que me enamora. No es olor de esos sintéticos de colonia barata que apestan a alcohol y que huelen a todo menos a lo que pone en el envase. No: huele a vainilla y a lo bestia. No como otras supuestas colonias de "vainilla" como este horror de la marca Caravan, que si eso olía a vainilla yo soy Poison Ivy.

Por esa razón, en mi experiencia no tiene nada que envidiarle a la otra colonia de vainilla que me apasiona: la de Yves Rocher (comentada aquí). No son idénticas, pero ambas me huelen a vainilla fantásticamente.

Y la de coco no se queda atrás que digamos. Al igual que la de vainilla, el aroma está super conseguido y huele cero a alcohol. Me huele a coco tal cual y me transmite verano, frescura, islas tropicales, exotismo. Es un olor también muy suave, intenso y sensual pero no tan cálido y profundo como la de vainilla, sino que es un aroma más fresco, ligero; muy veraniego y tropical. Por ello, esta fragancia me encanta usarla en verano y de hecho es la que tengo actualmente.

En cuanto a la duración una vez aplicadas, a mí me aguantan muchas horas (y el olor perdura en la ropa hasta que la lavas). En la piel no voy a negar que podrían durar más, pero con ese precio bastante es que aguanten esas horas. Y de todos modos yo fuera de casa siempre suelo llevar un pulverizador pequeñito y no me importa "retocar".


Me chiflan las dos y las voy alternando. Quizá en un futuro me anime a comprar otra variedad, pero es que estoy MUY enganchada a estas dos fragancias. Mi aroma predilecto para colonias y perfumes es que es ese: vainilla. Y ya si encima combinas con gel de ducha y/o crema corporal con olor a vainilla como los espectaculares que tiene la marca Tulipán Negro, ya te puedes desmayar de orgasmo olfativo.

La Monogotas de vainilla suelo alternarla con la de Yves Rocher, aunque normalmente suelo optar por la Monogotas, ya que me gusta lo mismo y es más barata.

Se presentan en frascos de 70 ml. Ya podrían traer 100 como la mayoría de fragancias, pero aun así, a mí cada frasco me dura muchos meses. 

Costaban 3.80 euros. Ya eran super baratas, pero es que desde hace un tiempo las han rebajado a 2.50. ¡Genial!. 

El resto de olores no sé qué tal serán, pero la de vainilla y la de coco para mí son compras obligadas siempre (y más ahora por 2.50). Uno de los productos estrella por no decir el que más, en la perfumería de Mercadona. 

El día que retiren las dos, sobre todo la de vainilla, me van a fastidiar pero bien. Aunque siempre quedarán Yves Rocher y otras marcas que tienen este tipo de fragancias golosas. The Body Shop me suena que también tiene de vainilla, o esta marca cuyas colonias tienen unos olores fabulosos.

NOTA: 10 / 10

miércoles, 5 de julio de 2017

El maquillaje de Gal Gadot en la película de Wonder Woman


Publicado recientemente en una revista de maquillaje profesional por la propia responsable de realizar este maquillaje: Sarah Brock. Está en inglés pero no reviste complicación, aunque traduzco para quien le interese.

En mi caso, siendo fanática del maquillaje y de los cómics, de DC y de Wonder Woman, pues perdón por la expresión, pero he eyaculado en modo Catarata del Niágara cuando lo he encontrado. 

Como puede verse en la película, fotos, etc... es un maquillaje ultra-natural y precioso que realza sin estridencias los ya de por sí hermosos rasgos de Gal Gadot. 

A simple vista puede parecer que es un maquillaje muy sencillo, que "no lleva nada" y super rápido de hacer, pero justamente, conseguir ese aspecto de cara lavada conlleva su trabajo: Brock tardaba entre 45 minutos y una hora en realizarlo. 


Tres palabras describen a la perfección este maquillaje: "menos es más".

Brock ha declarado que usó varios productos pero en muy pequeña cantidad cada uno, y que la inmensa mayoría los aplicó y trabajó con los dedos para lograr un asentamiento total sobre la piel de Gadot, que se vieran como parte de su piel. 

Es algo que llevo siglos pensando: hoy en día, a las clientas de a pie y locas del maquillaje nos timan como a subnormales con esa imposición de tener mil brochas profesionales (y caras) y de usar pinceles hasta para respirar, cuando de toda la vida los maquilladores profesionales lo que más utilizan son los dedos. Pero claro: de algo tienen que sacar dinero las empresas, y "para variar" nos han metido entre ceja y ceja ooootro producto "indispensable", de que ahora parece que no podamos vivir si no tenemos un millón de pinceles. Vale que hay productos que hay que aplicarlos con pincel sí o sí, pero con el resto, yo al igual que Sarah soy muy fan de usar los dedos.

También me ha llamado la atención que dijera que huyó de las texturas en polvo y procuró utilizar casi todos los productos en crema, para conseguir un aspecto más fresco, luminoso y jugoso. Y lo consiguió con creces: Gadot aparece con un cutis ultra-natural y radiante, lleno de luz; nada acartonado ni apagado o artificial. El poquísimo polvo que usó, especifica que fue ultra-fino y aplicado en una cantidad ínfima.


Y ahora ya sí, los productos:

Preparación de la piel: Brock le aplicó a Gadot el Hydra Beauty Micro Sérum, el gel para ojos Hydra Beauty Gel Yeux, y la crema Hydra Beauty Gel Créme. Todo de Chanel. 


En labios le aplicó el bálsamo Rouge Coco Baume, también de Chanel. Así los preparaba e hidrataba a tope y durante un rato largo, hasta que llegara el momento de maquillarlos.
Como prebase de maquillaje usó el Photo Finish Primer de Smashbox. Brock aplicó una pequeña cantidad por todo el rostro, para así crear un lienzo perfecto. 
Y empezamos ahora sí con el maquillaje. Como base, Brock aplicó la famosísima Luminous Silk Foundation de Armani, en el tono 7. La mezcló con otra icónica base: la legendaria Vitalumière de Chanel (tono 30 o 40) para aportar un extra de luminosidad a la piel de Gadot. De la segunda aplicó un poquito solo, y con los dedos.

Correctores de ojos: pequeña cantidad con los dedos del corrector en tarro de Bobbi Brown en tonos Light / Medium Bisque. Luego, el corrector de Bare Minerals Complete Coverage Serum Concealer en el tono Medium Golden. Este sí cuenta que lo aplicó con los dedos y lo difuminó con brocha.
Como corrector para el resto de la cara usó el que asegura que es su favorito: el Double Wear Stay-in-Place High Coverage Concealer de Estée Lauder. Lo aplicó y trabajó con los dedos. Yo he tenido este corrector pero no el tarrito sino la versión líquida (comentado en el blog).
Contorno en crema para mejillas: aplicó el Shade & Illuminate en el tono 2, de la firma Tom Ford. Aplicado, mezclado y trabajado a conciencia y con los dedos.
Bronceador en crema: el multiusos en barra L.A. Lights Blendable Lip and Cheek Color, de Smashbox. El tono: Venice Beach Bronze. Lo aplicó en mejillas, alrededor de la frente, y resto de zonas donde habitualmente se aplica el polvo bronceador.

Colorete en crema: Brock quería conseguir un efecto bonito, super natural y de resplandor de piel saludable, así que aplicó el archifamoso Convertible Color Dual Lip & Cheek Cream, de Stila. El tono: Lillium. Aplicó una pequeña cantidad en las manzanas y hueso de las mejillas y difuminó bien.

Iluminador: encima del hueso de las mejillas aplicó el Fluid Sheer Highlighter de Armani, en el tono 1. 

Polvo facial: Sarah especifica que su prioridad era conseguir un acabado super luminoso, cremoso y jugoso, que no quería que la piel de Gal se viera mate-mate. Por ello utilizó polvo matificante en cantidad mínima y únicamente donde lo necesitaba. El elegido fue el Invisible Blotting Powder de Daniel Sandler. No tiene color, por lo que sirve para cualquier tono de piel.


Cejas: con un pincel específico aplicó el polvo para cejas de la marca Beautiful Brows, en el tono Dark Brown. Una vez maquilladas las fijó con el Clear Brow Gel de Anastasia Beverly Hills.

Siguiendo con su genial política de "menos es más" (ojalá más de una tomara nota), sombras de ojos utilizó solamente dos: la sombra en crema Shimmering Cream Eye Color de Shiseido en el tono Leather, la cual aplicó con los dedos sobre los párpados hasta la parte externa del ojo / pestañas. Bajo el hueso de la ceja aplicó con pincel una pequeña cantidad de la Ombre Essentielle Soft Touch Eyeshadow, de Chanel. El tono: Ivory.

El delineador de ojos elegido para realizar una finísima raya negra en el párpado superior, fue el Eye Paint de NARS en el tono Black Valley. Lo aplicó con pincel específico, y es que los delineadores en gel son uno de esos productos de maquillaje que exigen pincel sí o sí.
A ras de pestañas inferiores perfiló muy suavemente con el lápiz de ojos Smoky Eyes Pencil de Elizabeth Arden, en el tono Espresso.

Pestañas: primero las rizó, y después colocó en cada ojo unas pocas pestañas postizas individuales y finísimas. A continuación usó dos máscaras de pestañas: la Tightline Mascara de IT Cosmetics y después la Inimitable de Chanel, en color negro y en versión waterproof. No me sorprende que usara la Inimitable, ya que la tuve y aportaba un resultado precioso pero muy natural: es idóneo para el acabado discreto que se buscaba para Wonder Woman, en lugar de un efecto de pestañones muy llamativos.
El PRECIOSO y super natural labial que lleva Gadot como Wonder Woman, es el tratamiento con color No Lipstick Lipstick, de MD Perricone. Es una barra de labios en un único tono rosado y universal, que "sube" el rosa natural del labio de cada mujer y por ello consigue un resultado personalizado, perfecto y ultra-favorecedor. 


Y ya está. Sarah cuenta que tras terminar el maquillaje y dependiendo de cómo lo viera, a veces aplicaba más bronceador como toque final del look, usando en este caso el Tom Ford Bronzer en el tono Bronze Age, de Tom Ford.

Felicidades de corazón a la grandísima profesional Sarah Brock por haber realizado este maquillaje tan bellísimo y habernos dejado tan impresionante a Wonder Woman. Lo malo: que no descarto en un futuro comprar algún producto que he fichado jajajaja.