lunes, 19 de febrero de 2018

Mascarilla 3 Minute Miracle Reconstructor - Aussie

Una de las mejores mascarillas capilares que he probado nunca, si no la mejor. Es un producto muy famoso y admirado, y no me extraña...

La primera vez que la usé fue hace siglos gracias a una muestra de 75 ml que regaló una revista, y tiempo después cayó otra. Pese a lo muchísimo que me gustaba nunca la compré en su tamaño comercial, dado que por aquel entonces costaba casi 10 euros y yo lo siento pero por una mascarilla de supermercado no pago más de 5: por 10 o un poco más compro una de peluquería. Esta tercera vez sí la adquirí ya por fin en su formato de venta, pues la encontré a precio chollo.

3 Minute Miracle Reconstructor es un tratamiento intensivo que repara el cabello muy dañado y le previene daños futuros. Contiene extracto de menta balsámica australiana que trata intensivamente las puntas abiertas y cutículas ásperas dejando el pelo suavísimo, restaurado y brillante. Huele de maravilla, con aroma dulzón.

No miente en nada: tras el champú, desde el mismo momento de aplicarlo en el cabello húmedo éste se transforma y se siente increíblemente suave. Es alucinante, de verdad. Y una vez lavamos, lo mismo: el pelo está hiper-suave y deslizante, como seda. Ya secado (en mi caso, siempre al aire) el resultado es un cabello perfecto: reitero la espectacular suavidad, amén del brillo, cuerpo y nutrición. 
Es un verdadero milagro para nuestra melena. Yo ahora mismo no la tengo estropeada pero siempre me gusta usar productos de este estilo a modo de prevención, dado que me tiño todos los meses. Y esta mascarilla de Aussie es un 10 absoluto.

Según las instrucciones se deja actuar 3 minutos, aunque yo hago uso de más tiempo: entre un cuarto de hora y una hora si quiero tratamiento intensivo. Las mascarillas capilares cuanto más tiempo las dejemos actuar, mejor. Dejarlas solamente 1, 2 o 3 minutos como indican, es tirarlas por el desagüe.

Cambiaron el envase: antes era el blanco de la foto de arriba, y ahora es beige y  morado. Pero el producto es el mismo.

Contiene 250 ml. Acostumbrada a mascarillas de 300, 400 y 500 ml puede parecer poco pero cunde muchísimo. Es tan concentrada que basta con aplicar muy poca cantidad; no es como esas mascarillas aguadas con las que tienes que echarte medio bote para notar algo.

Cuidado con dónde se adquiere, pues ya digo que hace tiempo rondaba los 10 euros y hoy todavía cuesta eso en algunos sitios. Yo la compré por 3 en una perfumería Druni. A ese precio ni me lo pienso, y por supuesto, repetiría. También he visto que la venden a 5 euros en perfumerías Primor, y seguro que otras tiendas también poseen estos precios.

Es el único producto que he utilizado de la marca australiana Aussie y no sé cómo serán el resto, pero éste madre mía... Compra 100% recomendada para pelos sin problemas y obligada si tenemos el cabello en horas bajas, pues repito que esta mascarilla lo transforma asombrosamente. Tal y como dicen en el envase: ¡feliz como un canguro!.

NOTA: 10 / 10

viernes, 16 de febrero de 2018

Colorete Infallible Blush Paint - L´ Oreal Paris


No hace falta adquirir coloretes de 45 euros (aunque hace poco me di un caprichazo por aprobar un examen importantísimo) para obtener coloretes de calidad, como bien prueba esta novedad de L´Oreal: Infallible Blush Paint.

Es el típico rubor en barra, comodísimo y más práctico y rápido imposible: no es necesario usar brochas sino que se aplica directamente de la barra y se difumina con los dedos, pudiendo aplicarlo / retocarlo en dos segundos y en cualquier momento y lugar. Adoro los coloretes, bases de maquillaje o sombras en este formato. Es tan cómodo...

Formato stick aparte, Infallible Blush Paint se caracteriza por otorgar color intenso y duración extrema, y corroboro que ambos los cumple con creces. El color es potentísimo con pigmentación absoluta y pinta fenomenal, y una vez puesto a mí me dura todo el día. Posee una textura muy buena y suave, y se trabaja y difumina a la perfección.

Aunque la textura es crema, el acabado en el rostro es 100% empolvado, como si hubieras aplicado colorete tradicional en polvo. Queda mate, no jugoso o satinado como suelen ser los coloretes cremosos. Y reitero que es asombrosa su fijación: no se mueve hasta que desmaquillas.


Junto a su formato en barra, genial duración y facilidad de aplicación, lo que más me gusta es mi color. Hay tres: melocotón, rosa claro y rosa fuchsia. Fui directa a por el tercero, "Fuchsia Fame" (foto arriba a la derecha), como buena fanática de los coloretes en esta tonalidad. Pese a que en el envase "asuste", una vez aplicado y bien difuminado queda suave y bellísimo: los rubores en fuchsia favorecen lo indecible. Y sin comentarios cómo quedan en morenas y a juego con pelo negro azulado... Me encanta.

En mi experiencia es un producto excepcional, y no tiene nada que envidiar a coloretes más caros. Lo tiene todo: color sublime, duración asombrosa y enorme comodidad y facilidad de uso.

Contiene 7 gramazos. Entre eso y que hay que tener cuidado en el sentido de que apenas hay que aplicar producto dado lo fuerte que es el color y lo tremendamente bien que pinta, va a durar siglos. Tengo coloretes como el de MAC, que con la mitad de cantidad que éste ya tiene sus 7 años y anda que no le queda todavía producto...

Costó 8.95 euros en una perfumería. 

NOTA: 10 / 10
Debajo, es el de la derecha del todo. El rosa claro también es bien bonito, aunque prefiero el mío.


Y un poco difuminado (a mí me queda muchísimo más suave, porque claro, en la mejilla difumino más). Como se ve, la tonalidad es preciosa.

miércoles, 14 de febrero de 2018

Truco para evitar dañar el cabello al teñirlo


Todos los meses me tiño de negro azulado y pese a ello no lo tengo seco ni dañado. Recordar que los tintes negros no machacan, a diferencia de tonos más claros. Aparte de eso y que mi cabello es muy agradecido y resistente (excepto cuando decoloro, que ahí el pobre muere), lo cuido muchísimo para evitar que se estropee. Por ejemplo: cada vez que lo lavo me aplico previamente y cuantas más horas pueda aceites o mascarillas naturales, y esto me previene cualquier vestigio de sequedad.

Y un truco que ahora suelo realizar siempre que me tiño: aplicar aceite de coco en el pelo, antes del tinte. No se lava; se pone el tinte directamente sobre el cabello impregnado en aceite.

Hace de barrera y evita el resecamiento y daño que pueden causar los tintes, además de nutrir inmensamente. No interfiere en el proceso de coloración; de hecho aseguran que el color agarra mejor y queda más intenso y brillante. Se recomienda aplicar el aceite el día antes de teñir, o la noche anterior, o un par de horas antes. Depende de la disponibilidad de cada una; cuanto más tiempo se pueda dejar, mejor. 

También lo aconsejan para antes de decoloraciones, aunque yo ahí lo siento pero todas las veces que he decolorado, unas más y otras menos pero siempre se ha dañado. Donde sí noto este truco es con tinte normal: el cabello queda brillantísimo, con el negro ultra-potente y nutrición total, nada reseco o dañado.

Es posible que tras lavar el tinte queden restos del aceite y una vez secado notemos el pelo algo grasiento. Me ha pasado alguna vez, pero la mayoría no (no excederse con la cantidad de aceite y luego realizar muy bien el lavado con agua). Si queda aceitoso, la próxima vez sería recomendable usar champú. A mí no me gusta hacerlo nada más teñir, ya que se lleva color, y de hecho tras el tinte hay que intentar esperar mínimo 48 horas antes de lavar el cabello, para que se fije bien el color. Pero si queda aceitoso pues entonces sí, usar champú.

Pero vamos, que merece la pena poner en práctica este sistema. El color queda soberbio, y el pelo con cero sequedad y daño.

Pese a que he leído que alguna peluquera realiza este método a sus clientas, me hizo gracia una "peluquera" de mi barrio a la que por supuesto dejé de ir (la he mencionado alguna vez: la que me quemó el pelo y la sien por dejarme el decolorante puesto una hora y bajo la máquina de calor): le comenté este truco y respondió que no lo conocía y que eso eran chorradas y no servían de nada. Aparte de catetillas, cómo se nota que a algunas les escuece que existan cosas naturales que a la hora de reparar y nutrir el cabello hacen más que cualquier engañabobos que ellas venden en la peluquería.

lunes, 12 de febrero de 2018

Crema de manos Coco - Mildeen


Cómo me chifla el coco en alimentación y en cosmética. En la segunda, con permiso de la vainilla es mi aroma favorito en geles de ducha, lociones corporales, perfumes, etc. Por cierto: Maybelline acaba de lanzar una máscara de pestañas que supuestamente huele a coco y tiene pintaza... pena que ya tenga una por estrenar, que si no, seguro que la habría comprado.

Siguiendo con mi amor cocotero, tenemos esta crema de la marca alemana Mildeen (supermercados Aldi). He comentado productos suyos: agua micelar y bálsamo labial, y me falta reseñar sus discos desmaquillantes. Todos fabulosos. Y tengo pendiente de compra un nuevo gel de ducha que han sacado: hay de argán, coco, vainilla... los olí y madre mía. 

El cuarto que utilizo de esta marca es una crema enriquecida con aceite de coco, provitamina B5 y vitamina E. Cuida las manos fatigadas proporcionándoles suavidad y elasticidad y se absorbe rápidamente. En mi opinión, su mayor plus es la suave al tiempo que riquísima fragancia a coco que deja en las manos, y que encima, es duradera. Y huele sutil pero a coco 100%, dulzón; no como algunos cosméticos que prometen olor a coco y si eso huele a coco yo soy Catalina de Médici, como por ejemplo éste.

Aplicar la presente crema hace difícil no pasar luego todo el rato oliéndonos las manos. Huele mmmmmmm.... brutal. Y la cosa no queda ahí, pues no es el típico producto que solo tiene el buen olor y ya está. Como crema de manos es muy muy buena: hidrata bastante y las deja suavísimas. No voy a negar que las he usado más nutritivas, pero no tiene nada que envidiarles. 

Contiene 75 ml y solo cuesta ¡¡99 céntimos!!. Repetiría sin dudarlo, aunque cuando la termine a lo mejor pruebo otra crema de manos Mildeen, que tienen varias. 

Menudo descubrimiento Mildeen; digo yo que tarde o temprano me saldrá regulero algún producto, pero hasta el momento, qué bueno todo. Ya quisiera más de una marca famosa.

NOTA: 10 / 10

viernes, 9 de febrero de 2018

Paleta The Burgundy Bar - Maybelline New York


Comenté las paletas Blushed Nudes y Rock Nudes de Maybelline, y ahora paso a reseñar la tercera de esta colección que ha caído en mis redes: la Burgundy Bar.

Burgundy Bar es el último estuche de sombras que ha lanzado la firma estadounidense: en España creo recordar que salió a finales de septiembre. Y seguro que no será la última, dado que estas paletas de doce sombras están arrasando y con razón, pues son preciosas, buenísimas y solo cuestan 10 euros. A día de hoy son cinco en total: yo tengo tres y las uso sin parar; no sabría con cuál quedarme.

Tras las sombras rosadas de la Blushed y las negras de la Rock, ahora es el turno del bronce / borgoña. Colores 100% cálidos en la gama del marrón, cobrizo, dorado...

Maybelline ya sacó una paleta con sombras tierra, la primera de la colección: The Nudes. Pero en mi opinión, Burgundy Bar es infinitamente más bonita. Le falla que no tiene sombra negra para los ahumados como sí sucede con The Nudes, pero entre la Rock Nudes y la Carbon de MAC yo ya estoy surtida en sombras negras, así que me da igual.

Burgundy Bar consta de BELLÍSIMAS y espectaculares sombras en vainilla, beige, oro, bronce, chocolate, borgoña, cobre, tostado y marrón.


Para morenazas de piel dorada esta paleta es compra obligada. La gama de color en bronce, cobrizo y dorado resulta idónea y sensacional en mujeres morenas. Aunque son tonos neutros y por tanto sentarán fenomenal a cualquiera independientemente de su color de pelo-ojos-piel: no olvidemos que el marrón / tostado es el tono comodín en el maquillaje, el que nunca falla ni queda mal a ninguna mujer.

Por ello, son sombras hiper-versátiles que podremos usar en cualquier ocasión y se les va a sacar un partidazo brutal: desde maquillajes naturales para el día a día, hasta sombreados super intensos y sofisticados para noche y eventos.

Burgundy Bar es absolutamente PRECIOSA: me es imposible decantarme por una de las tres paletas pero si me viera obligada a recomendar solo una, probablemente Burgundy Bar se llevaría el premio (y mira que estoy enganchada a la Rock Nudes para ahumados oscuros, y la Blushed Nudes la uso un montón para diario).

Al igual que las otras paletas: la calidad de las sombras es sobresaliente, las doce suman en total 9.6 gramos, el estuche no incluye espejo pero sí aplicador, y el envase es ligero y mediano-pequeño, muy cómodo a la hora de manipularlo o llevarlo por ahí.

Cuesta 12.99 euros. Es algo más cara que las otras (9.95) pero lo achaco a que es la más nueva, y acabará teniendo el mismo precio que las demás. Y ya sea por 10 o 13 euros, me parece una compraza.

Estad siempre atentas a promociones en perfumerías, ya que yo adquirí por 15 euros la Burgundy Bar y la Rock Nudes, en Marvimundo. Sin oferta ambas habrían costado sobre 23 euros.

NOTA: 10 / 10

miércoles, 7 de febrero de 2018

El boom de los labiales nude


El boom del nude o "labios desnudos" fue una estrategia empresarial fabulosa a la hora de vender más labiales, dado que lo que se venía haciendo si querías lucir labios discretos sin aspecto maquillado era directamente no pintarlos o aplicar bálsamo o brillo transparente.

Y eso que ya existían labiales nude desde hace varias décadas (en mi adorado cine clásico eran habituales en las actrices, o en el cine de los 70, 80 y 90) pero nada comparado con el éxito arrasador del que disfrutan desde hace unos años, donde parece que si amas el maquillaje y no eres adicta a los nudes mereces el ostracismo. Hasta hace no mucho solo se veían nudes, nudes y más nudes. Aunque últimamente se han vuelto a poner muy de moda los labios en colores cañeros, y ambos coexisten a la perfección. 


Eso sí: a la hora de resaltar al máximo la sensualidad de una mujer, donde se ponga un buen rojo que se quite todo. Me encantan los nudes, para diario me parecen idóneos y con ellos puedo verme muy bien y muy natural, pero es que cuando me maquillo los labios en colores potentes como rojo, ciruela o fuchsia directamente me siento la reina de la galaxia. Por supuesto me refiero a tonos intensos pero siempre bonitos, favorecedores, elegantes y bien maquillados y llevados; que hay mucha choni / maruja que creen que por el mero hecho de pintarse los labios de rojo pasan a ser Marilyn Monroe o Dita Von Teese, y en lugar de eso se ve por ahí cada despropósito que tela.

Aunque si nos fijamos, la inmensa mayoría de famosas conforme van cumpliendo años ya no vuelven a lucir tonos potentes en los labios o lo hacen de siglo en siglo. Y es que los labiales rojos / intensos son lo más condenadamente sexy y sofisticado que hay, pero a partir de ciertas edades hay que apostar siempre por maquillajes muy suaves, donde por supuesto entran los nudes.

Yo venero y utilizo ambos por igual: nudes e intensos.


Mis nudes predilectos son los rosados, siempre con el rosa un poco subido. Para mi gusto son los nudes más preciosos y favorecedores que hay, me vuelven loca y los uso muchísimo. Y con el pelo negro azulado quedan de lujo.


Los nudes melocotón / tostados no me gustan ni la mitad que los rosas pero también es un tipo de nude que me parece imprescindible (y más en mí, siendo morena). El de esta foto por ejemplo: bellísimo.

No podía ser todo jauja... y es que, mención estrella para esos nudes blanquecinos HORRENDOS que más que una barra de labios parece que se han aplicado corrector de ojeras. Creen que con estos colores "claritos" van discretas y favorecidas, cuando para ésto, mil veces mejor un labial potente o directamente no maquillarlos. Cuando estalló el boom del nude se veían (y se siguen viendo) mujeres que parecen sacadas de El Fantasma de Canterville. Y no sé a quién le queda más espantoso: si a chicas muy blanquitas o al revés, oscuras de piel.

Comprendo que hay mujeres tímidas que no se sienten cómodas llevando los labios en tonos fuertes, pero por favor: un MÍNIMO de color, siempre. Más cuando hay nudes preciosísimos como los de las fotos anteriores.

HORROR:


Mis dos maneras estrella de llevar los labios nude son a juego con un maquillaje global muy natural, o en combinación con ojos super potentes para centrar la atención en ellos pero sin dejar de embellecer los labios (aunque ese mito de que ojos y labios intensos a la vez queda "recargado" es rotundamente falso: el truco radica en saber maquillarse muy bien y en ese caso puedes clavarte por ejemplo un ahumado bien oscuro + labios rojos y quedar espectacular y elegantísimo).

Con look total nude y con ahumado intenso de ojos, maravillosos los maquillajes de estas dos chicas:


Mis labiales nude en la actualidad -todos comentados en el blog-: los preciosos Shine Caresse de L´Oreal en los tonos "Lolite" (beige) y el rosado "Eve" (en foto y en el envase parece más intenso pero deja un rosa suavísimo-), el no menos bonito LipFinity Colour & Gloss de Max Factor en el doble tono "Illuminating Fuchsia" -ídem: que no engañe el nombre pues ambos colores quedan rosa muy natural-, la mate y genial rosada 101 de la colección Kate Matte de Rimmel London, y el espectacular y ya icónico Gloss Bomb de Fenty Beauty (para mí, el dios de los labiales nude). 

lunes, 5 de febrero de 2018

Desodorante Woman (roll-on) - Crowe

Este producto lo compré en plan emergencia de que había terminado el anterior y necesitaba desodorante ya; siendo el primer cosmético que utilizo de la marca Crowe (supermercados Más y Más). Y seguramente será el último.

Testado dermatológicamente, no contiene alcohol y es anti-manchas. Cómodo formato roll-on, trae mucha cantidad, huele bastante bien y el envase es bonito. Todo muy atractivo en el papel, pero...

Como desodorante es PÉSIMO: demasiado líquido y suelta mucho producto, por lo que "encharca" la axila y tienes la sensación de que las acabas de mojar. No es como esos roll-on con textura más densa y que los aplicas y prácticamente se absorben enseguida en la piel. Con éste de Crowe las axilas quedan encharcadas, mojadas, y encima tarda un poco en secar. Un rollo. Y la guinda es que es totalmente ineficaz: no noto que evite sudoración o mal olor. Es como no echarse nada. No pone que sea anti-transpirante, y son los que mejor me van.

Contiene 75 ml: más que otros desodorantes roll-on que suelen incluir 50. Si fuera otro, sería un puntazo, pero como estoy deseando acabarlo...

Costó solamente 80 u 85 céntimos, pero no compensa en absoluto. No creo que ni lo termine: a la basura y vuelvo a mis Rexona.

NOTA. 0 / 10

viernes, 2 de febrero de 2018

Manteca de Karité - Terre d´Ecologis


Llevaba siglos leyendo lo maravillosa que es para el pelo, y por fin me estrené con la archiconocida manteca de karité. Es un potentísimo regenerador natural de piel y cabello: previene el envejecimiento y nutre el cutis a lo bestia, calma pieles irritadas, suaviza arrugas, cicatrices y estrías, actúa como protector solar, repara y revitaliza el cabello y le previene daños futuros, etc etc.

Junto con mi adorado aceite de coco y mascarillas caseras como la de yogur natural (el otro día me la puse y madre mía cómo dejó el pelo), la manteca de karité se ha convertido en uno de mis productos estrella en cosmética

Al igual que con aceites como el de coco, el de argán, etc: asegurarnos de que cuando compremos manteca de karité sea pura del todo, no cremas que llevan un poquito de extracto. Debe ser la manteca pura, directa de la planta y totalmente natural, sin ningún ingrediente añadido. 

La mía es de la marca francesa Terre d´Ecologis, y especifica ser producto bio / orgánico. Procede de Burkina Faso (el karité es originario de África). De hecho, he leído que la mejor manteca de karité es la de Burkina Faso, Costa de Marfil, Sudán y Mali, ya que les crecen los árboles de karité de mejor calidad debido al subsuelo de esas zonas. Por lo que ya partimos de que esta manteca concretamente, será buena buena.

PIEL: la aplico muchas noches como sustitución de la crema facial, y tras despertar y limpiarlo, el resultado es un cutis increíble. Vale que yo ya tengo de por sí muy buena piel y por ello raro es el producto que no me deja el cutis de cine, pero con algunos sí noto diferencia y la manteca de karité es uno de ellos. Nutre inmensamente y aporta una luminosidad brutal, quedando la tez radiante y suavísima. En lo de prevenir o suavizar arrugas no puedo opinar porque aún no se ha dado el caso, pero como cuidado básico de una piel sin problemas, reitero que es espectacular.

Cuando termine mi crema actual estoy pensando en comprar dos tarros de manteca: una para el pelo y otra para el rostro todas las noches y mañanas, y dejar de usar cremas faciales. Si la manteca de karité (y otros productos naturales) dejan la piel así, ¿para qué aplicarme cremas comerciales compuestas de ingredientes artificiales?. Además, a diferencia de los aceites la manteca se absorbe enseguida en la piel y no la deja grasienta ni nada, por lo que podemos aplicarla no solo por las noches antes de dormir, sino también por el día. Quizá a pieles muy grasas les deje el cutis algo brillante pero todo es probar. El mío es normal-mixto y la manteca no me produce grasa ni me deja la piel brillosa ni nada, es como si me aplicara una crema. Hasta en eso es fantástica.

Alguna vez me la pongo en los labios, y es un bálsamo magnífico. Los deja increíblemente nutridos y regenerados. En el cuerpo no la he utilizado.

CABELLO: lo deja monumental (poco o nada que envidiar al aceite de coco). Reparadísimo, fortalecido, bien nutrido pero sin engrasar, y ante todo, mega-suave. He utilizado esta manteca tras decoloraciones que me dejaban el pelo hecho polvo, y siempre me ayudó inmensamente a recuperar su buen estado. Aunque también la utilizo cuando tengo el pelo sin problemas e igualmente va de fábula, a modo de prevención de daños y otorgarle una suavidad brutal. Y no sé si le pasará a más mujeres, pero a mí se me alisa un montón. Ya lo tengo muy liso pero un poco ondulado en medios y puntas, y me viene de perlas si algún día me apetece llevarlo liso del todo.

La utilizo como mascarilla pre-lavado antes del champú. Aplico sobre cabello seco y dejo actuar cuantas más horas mejor; incluso una noche o un día entero si no salgo de casa. Luego lavo con champú y mascarilla comerciales, y vaya cómo se queda el pelo...

Eso sí: las primeras veces, una vez lavado el pelo quedaba muy endurecido y apelmazado, con restos de manteca literalmente pegados al cabello. Me lo tenía que  volver a lavar o disimular ese día recogiéndolo en un moño. He ido controlando el tema y por suerte ya no me sucede eso, y creo que la clave está en no pasarse con la cantidad, y en después lavar MUY bien.

He leído a mujeres diciendo que dejaron de usar la manteca por ese motivo, y por eso, ANIMO a que no os déis por vencidas y sigáis probando hasta que se os quede el pelo bien. Yo estuve a punto de dejar de usarla porque me daba mucho asco cómo quedaba al principio, pero reitero que moderando la cantidad y lavándolo muy bien, eso no ocurre, y al revés: deja el pelo alucinante.


Como buena manteca, es muy sólida. No me da problemas: rasco con el dedo y luego ese trocito lo froto entre los dedos y enseguida se vuelve más cremoso / líquido, y así se aplica en el rostro con toda comodidad. Eso sí: para el pelo, al utilizar más cantidad, sí es recomendable calentar la manteca para volverla más líquida y hacer cómoda su aplicación por todo el cabello.

Huele de maravilla. Es un olor muy neutro y delicado pero super agradable y sutilmente exótico, me recuerda como a una mezcla de olores entre coco y almendra.

La compré en Carrefour. En la web señala 5.10 euros pero allí costó 4.95. Genial de precio, sobre todo porque he leído que muchas mujeres compran la manteca de karité por 10, 12, 15 euros... El tarro solo trae 100 ml pero cunde lo suyo: lo tengo desde hace varios meses y todavía queda como un tercio o más de producto, y eso que la uso sin parar. 

Me gusta mucho el tarrito, entre lo pequeño, ligero y cómodo que es, y la decoración estilo árabe en el dibujito de la tapa.

Por 5 euros, durando tantos meses y con esos resultados, repito seguro. Manteca de karité: uno de mis mayores descubrimientos en belleza de todos los tiempos.

NOTA: 10 / 10

miércoles, 31 de enero de 2018

Esmalte Max Effect "Deep Mauve" - Max Factor



Me hace mucha gracia -mejor dicho, me encanta- el nombre de estos esmaltes de uñas: "Max Effect", el cual recuerda a mi adorada y grandísima saga de videojuegos Mass Effect.

La colección Max Effect también incluye brillos de labios y creo recordar que sombras de ojos, y ya no sé si algún producto más.

Frikadas de nombre aparte, el esmalte es genial: cobertura y color intensos al máximo, brillo potente que sigue igual al día siguiente de pintarlas (no como esos esmaltes en los que el brillo dura las primeras horas y luego adiós), seca rápido y me resiste mínimo dos días sin descascarillarse ni nada, como recién aplicado. La calidad es fantástica.

Mi tono "Deep Mauve" es el típico vino / burdeos, ELEGANTÍSIMO. Pocos colores quedan más sofisticados y elegantes en las uñas, por no decir ninguno. Yo prefiero infinitamente los esmaltes vino a los rojo maruja; digamos que son mi rojo particular. Es oscuro -en la foto inferior se ve más claro-. Con ropa y maquillajes en la misma gama cromática queda sensacional: hace poco me compré un jersey, un top de fiesta y una blusa / túnica de corte oriental; la última rosada y los dos primeros granate / burdeos, y este Deep Mauve les va que ni pintado.

Contiene 4.5 ml. Especifica "Mini Nail Polish" y no miente: es pequeñito y trae poca cantidad comparado con los de 8, 9 o 10 ml. Pero no me importa, pues su tamaño lo hace comodísimo y si no lo usas siempre y vas alternando con otros esmaltes, durará lo suyo. Yo lo compré hará un año y no llevo gastada ni la mitad. Y sigue pintando como el primer día (otros a los pocos meses se resecan y piden a gritos que los tires).

Cuesta sobre 4 euros en perfumerías, aunque creo recordar que lo compré por 3 o poquito más.

Es mi primer esmalte de Max Factor, y al igual que sus productos para maquillaje facial -salvo alguna rara excepción-, me ha salido buenísimo.

NOTA: 10 / 10

lunes, 29 de enero de 2018

Champú Color Protect & Suave - Pantene


Este champú pertenece a la línea Color Protect & Suave de Pantene, destinada como su nombre indica, al cuidado de los cabellos teñidos. 

Asegura proteger su color al tiempo que deja el pelo suave y sedoso. Mejora la textura del cabello teñido y ofrece un acabado brillante y sano, además de eliminar el encrespamiento.

Me pareció un champú muy muy satisfactorio, como todos los que he usado de Pantene (me encantan el Aqua-Light y el Repara & Protege, y el de Volumen también me gustó). Deja el pelo suavísimo, y no puedo asegurarlo al 100% pero juraría que sí alarga el color del tinte. El resultado es un cabello sano cuyo color luce brillante, intenso y protegido. Y como todos los champús Pantene, huele de maravilla.

Específicos para pelo teñido prefiero otros -como esta fantástica gama-, así como champús nutritivos. Pero por supuesto que repetiría con éste de Pantene.

Su precio ronda los 3-4 euros dependiendo del sitio, aunque a mí me costó 1.50 en Dealz.

NOTA: 9 / 10

martes, 23 de enero de 2018

Labial líquido Vice Liquid Lipstick ("Big Bang") - Urban Decay


Tras una base de maquillaje, una paleta de sombras de ojos y cuatro prebases de sombras, mi última incursión en la fantástica marca Urban Decay han sido sus labiales. Concretamente los Vice Liquid Lipstick, anunciados por la rompedora y mega-guapísima Ruby Rose -aunque en el cuerpo no le vendrían mal unos potajes-.

Al igual que las prebases (aunque hace nada compré una), los he usado gracias a muestras. Me las regaló una majísima dependienta en Sephora, sin yo pedirlas y sin comprar nada: estaba mirando los labiales de Urban Decay y únicamente le mencioné que me encantaba el color "Big Bang", charlamos sobre los tonos y así sin más abrió un cajón y me dió las muestras. Qué genial la chica y qué detallazo, con dependientas así da gusto. El cartoncito incluye cuatro muestras de diferentes colores de los Vice Liquid: Purgatory, WSM, Crimson y Big Bang. Cada una me ha durado entre cinco y seis usos, ha cundido el cartoncito -me lo dieron en noviembre o diciembre-. Ya he terminado todas, excepto la Crimson.

Vice Liquid Lipstick es una barra de labios líquida -formato gloss con aplicador de pincel- que ofrece duración waterproof, cobertura máxima y pigmentación extraordinaria. Su textura líquida es muy agradable, no reseca los labios y se fija en ellos rápidamente. Hay 30 tonos con dos acabados: mate y metalizado brillante.
Lo cumple todo. Es un labial de calidad excepcional, la pigmentación y cobertura son una auténtica pasada, y dura en los labios todo el día... salvo si comemos. No me consigue resistir una comida y luego urge retocar, pero sí aguanta muchísimo más que la mayoría de barras y brillos: tras comer y beber se esfuma un poquito de color, pero muy poco.

"Big Bang" es un tono ESPECTACULAR y el que más me gustó de los cuatro, como buena fanática que soy de los labiales rosas y fuchsias y del acabado brillante o metalizado en los labios. No descarto en absoluto hacerme con él. Para que yo compre maquillaje que no sean cosas de repuesto básico ya me tiene que gustar mucho un color: no soy de las que compran a lo loco; y si digo que este labial probablemente caerá -costando 19 euros-, es porque lo vale con creces.

Se trata de un rosa fuchsia muy azulado y con muchísimo brillo metalizado (que no purpurinoso). Queda impresionante hasta la exageración, super llamativo y chulísimo, precioso y ultra-luminoso. Realza y embellece el rostro lo infinito, y si encima tienes labios gorditos y pelo negro azulado como es mi caso, el acabado global era para caerse al suelo. Qué geniales quedan los labios en rosa intenso con pelo negro y sobre todo azulado:

El bellísimo labial "Gravity" y el fabuloso brillo "Plutonic Relationship" de la colección Galaxy de la marca Fenty Beauty by Rihanna se le parecen muchísimo: menudos tres rosas, a cada cual más precioso!!!. Llevo meses que no me decido entre comprar el Plutonic Relationship o el Big Bang líquido (ya verás que si al final opto por el primero, como es edición limitada iré a la tienda y ya no lo tendrán, por tardona).

Aparte, el color "Big Bang" lo tenemos repetido en la misma Urban Decay pero en barra de labios tradicional: las Vice Lipstick. Yo prefiero el líquido: queda mucho más intenso y chulo. La barra normal queda muy similar a la Gravity de Fenty Beauty. Tanto el Plutonic como el Big Bang líquido son el triple de intensos.

Contiene 5.3 ml y el precio es de 19 euros en Sephora.

NOTA: 10 / 10
Big Bang líquido:


Big Bang en barra normal:


Y comparación con los de Rihanna. Gravity:


Y Plutonic Relationship:


Me encanta el Plutonic (y costando un euro menos que el Big Bang trae casi el doble: 9.7 ml).